MENú

LA RADIO SE OYE EN TWITTER

En demasiadas ocasiones, cuando hablamos de la relación de los medios de comunicación con las redes sociales, nos centramos en la prensa, en la televisión o en los medios digitales, pero casi nunca en la radio. Y, sin embargo, en pocos soportes como la radio se han integrado de forma más natural herramientas como Twitter o Facebook, ya sea como una forma más de participación de los oyentes, o como un elemento más de dinamización de los programas en el que se pueden ofrecer contenidos audiovisuales alternativos, incorporar encuestas.

LA RADIO SE OYE EN TWITTER - twitter_siguenos
En este sentido, y según un estudio realizado el pasado año por Estudio de Comunicación y Servimedia sobre el uso de la red y las herramientas 2.0 en los medios, el mayor porcentaje de presencia en redes sociales lo tiene la radio generalista nacional, con un 93,75 por ciento. Los grupos menos activos son los generalistas locales y los deportivos, ambos con un 50 por ciento. Este mismo informe desvela que las cadenas de radio son el único grupo en el que todos los medios analizados tienen perfil en Tuenti.
En cuanto al modo de utilizar estas redes sociales, cada cual lo hace de un modo diferente, aunque sí se está extendiendo cada vez más el uso de Facebook o Twitter como una alternativa a las tradicionales llamadas de teléfono, de modo que se leen en antena los comentarios de los oyentes. Del mismo modo, se usan cada vez más los hashtags para agrupar comentarios temáticos que la audiencia puede dejar antes o durante el programa. Las características de estas redes sociales permiten que se puedan entablar conversaciones o discusiones entre dos o más oyentes, de modo que, en muchas ocasiones, los programas se prolongan en estas plataformas más allá de su fin en antena, con lo que adquieren una vida propia en Twitter, Facebook o Tuenti.
La inmediatez de las redes sociales también permite que los usuarios puedan ir comentando los contenidos en tiempo real, aportando un gran dinamismo a los programas y llegando, en ocasiones, a alterar el contenido de éstos para adaptarse a las demandas de los «internautaoyentes», un nuevo tipo de seguidor que responde a ese perfil «multiplataforma» de las generaciones digitales nativas.
Paralelamente, los servicios informativos de las cadenas de radio también hacen un uso puramente periodístico de las redes para mantener informados a sus seguidores, al igual que hacen el resto de medios impresos, digitales y televisivos. No es de extrañar, por tanto, no sólo que los principales grupos radiofónicos cuenten con miles de seguidores, sino que los propios programas dispongan de sus propias cuentas.
Es curioso comprobar cómo determinados programas tienen un volumen de seguidores en las redes mayor que otros con muchísima más audiencia. Un caso curioso es el de «La parroquia del Monaguillo», en Onda Cero, con cerca de 30.000 seguidores en Twitter pese a que se emite de 1:30 a 4:00 de la madrugada, franja con audiencia minoritaria, pero muy activa en internet. Curiosamente, la cuenta en esta misma red social de «Hablar por hablar», programa líder en esa franja, es de menos de 2.700 seguidores.
Esto quiere decir que los programas no sólo compiten en oyentes, sino que también lo hacen en estas herramientas, que nos muestran incluso el grado de implicación de esos oyentes en los programas y, por tanto, su fidelización, que muchas veces se extiende también a los presentadores con presencia en las redes.
[LARAZON]

Comentarios

Comentarios