MENú

RCN y CARACOL y la doctrina de un periodismo que se autoproclama imparcial desde un duopolio

 

RCN y CARACOL y la doctrina de un periodismo que se autoproclama imparcial desde un duopolio - rcn-y-caracol

Según el Artículo 75 de la Constitución política colombiana, el espectro electromagnético es un bien público inenajenable e imprescriptible sujeto a la gestión y control del Estado y con él se garantiza la igualdad de oportunidades en el acceso a su uso y en los términos que fija la ley, todo esto para garantizar el pluralismo informativo y la competencia.

Este artículo también garantiza al Estado intervenir por mandato para evitar las prácticas monopolísticas en el uso del espectro electromagnético. Como tantos otros artículos de nuestra constitución política, no es más que letra muerta, el ejemplo es que al sol de hoy no se ve en el futuro próximo de los medios de comunicación en Colombia un cambio que meta en cintura el duopolio de RCN y CARACOL y garantice  una participación real de la comunidad sobre el espectro electromagnético.

La violación al derecho de la libre competencia fue uno de los argumentos del procurador Ordoñes para destituir e inhabilitar por 15 años al alcalde Gustavo Petro, pero y que pasa con ese derecho cuando hablamos de los medios de comunicación y de la participación de la comunidad en los mismos?.

En Colombia decenas de emisoras independientes  han terminado alquiladas o compradas por los grandes conglomerados mediáticos del país, es imposible vender publicidad en una emisora independiente cuando por el mismo valor RCN o Caracol ofrecen toda una red de emisoras.

A cualquier desprevenido oyente le puede parecer normal que todas las emisoras de estas dos cadenas suenen igual  y quizá ni note la falta de diversidad en sus contenidos, y es que por supuesto tanto las emisoras como los canales de televisión de estas empresas, responden a una orientación ideológica y política alineadas con los intereses empresariales de sus dueños, lo que finalmente termina repercutiendo en la naturaleza de sus contenidos.

En esta relación de medios de comunicación privados con el estado, la prensa tiende a convertirse en oficialista, haciendo eco del establecimiento y desprestigiando a sus opositores, Durante su visita a Colombia en el 2013 el relator para la libertad de Expresión de la ONU, Frank la Rue, opinó sobre el monopolio de la información: “Eso lo hemos visto en casos como el de Berlusconi en Italia y otros casos parecidos, la concentración de medios va relacionada con llevar al poder a propietarios o con llevar al poder a testaferros o a gente que responda a eso. Esto es anti democrático porque es la imposición de criterios políticos y de personas en los procesos electorales”.

El relator de la ONU también destacó durante su visita la labor del Canal Capital, satanizado por la los sectores más radicales de la ultraderecha colombiana, sobre el trabajo adelantado en el canal Frank La Rue dijo, «es la primera vez, y he visitado medios privados, comunitarios y públicos en todo el mundo, que me encuentro con un canal que tiene como instrumento la promoción de los Derechos Humanos».

Es muy frecuente ver como RCN y CARACOL, llenan sus espacios mediáticos con frivolidades disfrazadas de altruismo y porno miseria, es recurrente verlos elevar a noticia nacional la mordedura de un perro o un trancón.

El raponazo, el asalto a una tienda, el atraco a un taxista suelen llenar sus espacios noticiosos, y por supuesto no se trata de negar estas situaciones, lo que resulta incomodo es verlos ignorar sistemáticamente las noticias que vienen de la prensa rural campesina, lo que deja al descubierto una clara intencionalidad en negarle un espacio a esas voces.

En menos de tres meses han sido asesinados cuatro líderes sociales tres indígenas y un afro ellos son:el profesor Joaquín Gómez Muñoz, docente en una escuela indígena en el resguardo huellas en Caloto; el líder afrodescendiente Norman Ortiz director rural de la fundación Impulsar, asesinado en el municipio de Policarpa, departamento de Nariño; Miguel Becheche Zarco líder indígena presidente de la Asociación de Cabildos Indígenas del alto Baudo, asesinado en el alto Baudo; Ernelio Pacheco Tuna presidente de la Organización Indígena del Chocó (OICH), asesinado en Río Nauca.

Estas muertes fueron desplazadas de las editoriales de los noticieros más vistos en Colombia, tanto Rodrigo Pardo García director del noticiero de RCN televisión como Luis Carlos Vélez director del noticiero de CARACOL  guardaron silencio en sus editoriales sobre estos hechos.

Igualmente odioso resulta el caso de  Nestor Morales y Nicolas Uribe de Blu radio que critican al canal capital por su orientación, pero como periodistas son incapaces de preguntarle a Luis Carlos Sarmiento Angulo por el acaparamiento de tierras campesinas por parte de sus empresas.

Es la doctrina de un periodismo que se autoproclama imparcial y que habla de democracia desde un monopolio mediático que no permite la diversidad de voces en los medios.

No podemos esperar que la radio joven que se hace desde estas cadenas sea realmente propositiva no solo en términos de entretenimiento, sino también en términos sociales y culturales, en el afán de arrancar una carcajada, en emisoras como la Mega se matonea sutilmente al oyente si tal cosa es posible. Pero siendo justos es una práctica que no es exclusiva de esta emisora, realmente ha sido casi que la norma en las interacciones de la radio joven con el público, predomina cierta fijación por hacer ver como un idiota a quien llama.

Esta formula la vienen aplicando  desde las dos últimas décadas del siglo pasado y no se trata de proscribir la mamada de gallo, pero aun la mamada de gallo en términos mediáticos debe tener una construcción  que la libre de caer en la ofensa o en la discriminación de cualquier tipo, tal  como lo expresó la comunicadora social y periodista de la Red Colombiana de Periodismo con Visión de Género, Julieta Penagoz , en su artículo sobre la Mega.

La comunicadora que además es la  realizadora del programa Ni reinas Ni cenicientas del Canal Capital sostiene que es necesario crear contenidos que superen la simplicidad del insulto para generar  audiencia.

Las emisoras jóvenes de las grandes cadenas privadas en Colombia aun privilegian el contenido extranjero sobre la producción nacional, es un hecho histórico que la radio joven de principio de los noventas solo tocaba Rock anglo con muy pocas excepciones, la falta de apoyo mediático para con los músicos y los gestores culturales ha sido una constante, en su momento ninguna emisora en Cali se atrevió a tocar  la música de Choc Quib Town, solo hasta cuando se ganaron el Grammy en la categoría ‘Mejor Canción’, empezaron a tomarlos en serio y citó a Cali por su relación con el litoral pacifico.

Hasta hace algunos años la gente conocía la música a través de la radio, eran las estaciones las que decidían que sonaba y que no, inevitablemente esto derivó en corrupción, de tal manera que la payola se convirtió casi que en la norma, gracias a Internet  la era dorada de las estaciones payoleras se vino abajo, y no es que la payola haya desaparecido, pero las nuevas tecnologías han permitido el desarrollo de nuevas formas de comunicación que se han convertido en una alternativa frente a la oferta de los pulpos mediáticos y dada la misma concepción de estos medios figuras como la payola no tienen cabida.

La tendencia demuestra que en términos de mercado son cada vez más los artistas que venden su trabajo sin sonar en emisoras, la vieja dependencia a la estación de radio para conocer y vender la música está rota, Igualmente son cada vez más las personas que buscan la información entre los medios alternativos, sin embargo es un hecho, según los estudios de sintonía, que la mayoría de los colombianos se sigue informando desde las plataformas mediáticas de los grandes consorcios y es apenas natural si consideramos lo siguiente, Rcn Televisión, y Rcn Radio agrupan al menos a 100 emisoras que le pertenecen a la familia Ardila Lulle, por su parte la familia Santo Domingo tiene entre sus empresas a Caracol Televisión, el Diario El Espectador  y a Blu Radio, mientras que el banquero Luis Carlos Sarmiento Angulo es el propietario de la Casa Editorial El Tiempo.

Es apenas comprensible que sus noticieros y su líderes de opinión prefabricados con sus ejércitos de “periodistas periodistas” , desborden información a la medida de sus intereses. Y es natural que en sus emisoras no se atrevan a innovar desde una radio creativa, capaz de reinventarse, algo que no hacen desde el siglo pasado.

Una de las peores amenazas en cualquier sistema democrático es el de la concentración de los medios en manos de unas élites empresariales, ya que esto inevitablemente deriva en la concentración de poder político y en la imposición de unos parámetros y una agenda mediática e informativa que suprime la realidad nacional .

Por Jaime Gonzalez (Quinny)

www.radiomacondo.fm

Comentarios

Comentarios