MENú

Que el gobierno cumpla los acuerdos

Que el gobierno cumpla los acuerdos - cocalerabolivar-2

Lanzamiento de la COCCAM en San Pablo, sur de Bolívar, mayo 2017

De manera virtual se realizó el día sábado 29 de agosto la asamblea regional del sur de Bolívar y Yondó, de la coordinadora de cultivadores de coca, amapola y marihuana COCCAM. La asamblea contó con la participación de delegados de los municipios de Cantagallo, Santa Rosa, San Pablo, Simití, Morales y Arenal del sur del departamento de Bolívar y del municipio de Yondó, Antioquia.

En la reunión participaron, un delegado de la comisión de verificación de las Naciones Unidas, el coordinador de la subdirección de sustitución de la agencia reovación del territorio, ART y el representante a la cámara por el partido Fuerza alternativa revolucionaria del común FARC, Jairo Cala. El parlamentario intervino como invitado especial, para ubicar los elementos de contexto frente a la situación de la implementación del acuerdo final de paz, especialmente en el punto uno referente a la reforma rural integral, y el punto 4 de solución al problema de las drogas ilícitas, que incorpora en su desarrollo el Programa nacional integral de sustitución de cultivos, PNIS. El representante ubicó elementos de análisis que evidencian las dificultades por las que atraviesa la implementación del acuerdo, situación que fue un elemento transversal en el ejercicio deliberativo de las comunidades campesinas en esta asamblea regional, además ratifico el compromiso de su bancada con seguir trabajando por que se garantice el cumplimiento del acuerdo y la transformación económica de las regiones.

En los informes presentados por los delegados de cada uno de los municipios y los núcleos de implementación del Pnis, el común denominador es la preocupación de las familias campesinas que asumieron los acuerdos colectivos para sustituir cultivos, frente al incumplimiento respecto a los desembolsos comprometidos, y las limitaciones evidentes en la ejecución de iniciativas de política pública en el marco de los programas de desarrollo con enfoque territorial en estos municipios, varios de los cuales son priorizados o municipios PDET. Este panorama genera preocupación para las comunidades , ya que voluntariamente erradicaron y denunciaron que varias familias hace más de 3 años no reciben los auxilios que están establecidos en el programa, situación que deriva en profundas dificultades socioeconómicas en la región, acentuadas en el marco de la emergencia sanitaria por la pandemia de covid-19.

A las inquietudes planteadas por la comunidad, el delegado de la subdirección de sustitución Carlos Eljure, se comprometió a entregar respuestas ante los requerimientos de la comunidad frente a los desembolsos, y los proyectos productivos, el día 3 de septiembre. Se pudo entrever que hay un sinnúmero de dificultades referentes a la institucionalidad para la implementación del programa nacional integral de sustitución de cultivos en la región, en tanto las los organismos establecidos para el desarrollo de este programa, ya que no tienen aún claridad presupuestal, ni ubicación orgánica en la estructura de gobierno, es decir no es claro cuál es la entidad responsable del tema, situación que en palabras de los campesinos se resume en que “se pasan la papa caliente entre unos y otros y no asumen responsabilidades, ni respuestas precisas y efectivas para la región y para las comunidades.”

Los dirigentes del proceso de la COCCAM en la región, manifestaron su preocupación y rechazo al anuncio de reactivar las fumigaciones y a los operativos de erradicación, que en otras regiones del país ha dejado varios campesinos muertos y heridos producto de la respuesta violenta de las fuerzas militares frente a la movilización de los cultivadores que exigen la sustitución.

Esta reunión permitió reactivar la dinámica organizativa regional de la coordinación de la COOCAM, ya que las comunidades se comprometieron a desplegar y desarrollar una serie de actividades, para garantizar la participación de las familias campesinas comprometidas con la sustitución, y así proyectar las acciones políticas para emplazar al gobierno en dirección al cumplimiento con los acuerdos.

En la reunión también hubo presencia de la coordinación nacional de la plataforma de cultivadores de coca, dónde saludaron esta actividad y presentaron un informe de la situación en las regiones del país, haciendo énfasis a los fallos judiciales que obligan al gobierno a suspender la aspersión y ubicando además las profundas dificultades presentadas en el Catatumbo, Nariño, el departamento del Cauca y el Oriente del país, provocadas por la permanente actitud de incumplimiento del gobierno frente a los acuerdos, a pesar de que en el discurso oficial reiteran que vienen desarrollando adecuadamente la implementación de los compromisos construidos con las comunidades y ratificadas en el acuerdo final de paz, que refiere además un compromiso con la comunidad internacional.

La asamblea culminó con la ratificación y el compromiso de los procesos organizativos en la región, por garantizar la implementación de los acuerdos de paz y específicamente el programa nacional integral de sustitución de cultivos, y seguir trabajando por fortalecer el tejido social y los procesos organizativos comunitarios para defender el derecho a la vida a la paz y a la presencia en el territorio.

Lamentablemente mientras los líderes campesinos reafirmaban su compromiso con la paz y hacían un llamado para garantizar mantener en la región un clima de tranquilidad y convivencia, se conoció del asesinato de Jorge Iván Ramos “Mario Morales”, firmante de la paz y uno de los promotores nacionales de la construcción del Programa nacional integral de sustitución de cultivos, quién desarrollaba su actividad en la región del sur de Bolívar y precisamente en el ejercicio de sus compromisos organizativos, políticos y de cumplimiento con el acuerdo de paz, fue asesinado en la vereda Palma chica del municipio de Santa Rosa por miembros del ELN.

También en horas de la noche de este sábado, fueron asesinados en la vereda alto San Juan del corregimiento de Cerro azul en el municipio de San Pablo, el presidente de la junta de acción comunal de la Vereda, Fernando Gaviria García y la lideresa Omaira Alcaraz, fiscal de la junta de acción comunal, eran personas reconocidas y queridas en la región por su trabajo comunitario, además militantes del partido FARC. La asamblea había hecho precisamente referencia a la compleja situación que se presenta en el territorio nacional, donde varios campesinos han sido asesinados, el recrudecimiento de hechos de desaparición forzada y la perpetración de masacres contra jóvenes, situación qué es la réplica los tenebrosos actos criminales que en la década del 90 e inicios del Siglo 21 desolaron el país producto de la acción tenebrosa y bárbara del paramilitarismo y los señores de la guerra.

Los dirigentes de la COCCAM en el sur de Bolívar expresaban su inquietud de que fuera afectado el territorio, sería una tragedia, recalcaron, que volviera la guerra al territorio, aún está en la memoria la masacre en el municipio de san pablo cuando cientos de paramilitares desembarcaron en el puerto del municipio en enero de 1999, frente a la indolencia y complicidad por omisión de las fuerzas militares, asesinando en indefensión a 14 pobladores instalando así el miedo y la zozobra en la región, o el control territorial paramilitar en varios municipios de la región que dejo cientos de familias desplazadas y una estela de dolor y muerte.

Estos hechos enlutan a las comunidades y vuelven a traer a la memoria de los pobladores de la región eso días aciagos, cuando tuvieron que dejar sus fincas, sus animales, sus proyectos de vida para poder sobrevivir en esa égida terrible del éxodo qué representa el desarraigo y el desplazamiento, los dirigentes campesinos ratificaron su compromiso con la paz y el rechazo a las acciones violentas de los grupos armados en la región exigiendo la presencia del estado en el cumplimiento del acuerdo de paz, como un elemento que garantiza desactivar la dinámica de violencia que quiere instalarse en la región producto del accionar de grupos armados de todo signo, que buscan controlar el territorio. La ruta para superar esta terrible situación es definitivamente el cumplimiento cabal del acuerdo final de paz, afirmaron.

 

Fuente: Agencia Prensa Rural

www.radiomacondo.fm

loading...

Comentarios

Comentarios