MENú

No para la violencia en Ituango

No para la violencia en Ituango - ituango

Foto El Tiempo

Desde el día sábado primero de agosto, arribo un fuerte contingente militar a las veredas la Filadelfia y el Aro del municipio de Ituango Antioquia, con órdenes de adelantar operaciones de erradicación forzada y violenta de cultivos de uso ilícito, según informó la Asociación de campesinos de Ituango, proceso afilado al movimiento Marcha patriótica y a la Asociación Nacional de zonas de reserva campesina ANZORC.

Estos operativos, donde prima el uso y exceso de fuerza por parte de la tropas, ha generado graves consecuencias en la población civil, reportándose cuatro personas heridas y la detonación de armas de fuego, que posiblemente fueron utilizaron utilizadas contra la población civil según denunció el proceso organizativo campesino. En esta región el campesinado expreso su repulsa a que después de 3 años de la firma de los acuerdos, el estado no haya cumplido con el Programa nacional de sustitución de cultivos de uso ilícito PNIS y los programas de desarrollo con enfoque territorial PDET, ya que no hay avances en la implementación de proyectos que puedan garantizar la transformación de sus economías, y no se brindan garantías de seguridad para las comunidades campesinas en estos territorios.

Las organizaciones campesinas manifestaron su voluntad y la de las comunidades, para asumir la sustitución voluntaria como un aporte concreto a la paz en esta región, donde las familias mantienen su decisión de cumplir los acuerdos mientras el estado no garantiza salidas a la situación de crisis humanitaria que viven las comunidades que padecen la pobreza en medio de las inexistentes políticas para resolver los graves problemas del campo, además en la región siguen los desplazamientos, homicidios selectivos, se fortalecen los grupos armados ilegales y se agudiza la violencia Estatal.

Esta situación mantiene al municipio Ituango en una encrucijada de pobreza y violencia, sigue siendo un territorio que ha sido terriblemente lastimado por el conflicto, donde su población es revictimizada, pero aun así sigue persistiendo por alcanzar la paz. Por ello las organizaciones campesinas condenaron la repetición de hechos de violencia, y exigen al gobierno Iván Duque el cumplimiento de los acuerdos de paz, para impedir devolver al país a la fatídica guerra. En esa dirección el campesinado solicita en la comunidad nacional e internacional, que no permitan que los acuerdos se hagan trizas y ratificaron que el Programa nacional integral de sustitución de cultivos, es la salida y la única ruta para superar el problema de los cultivos de uso ilícito.

En ese sentido, insistió la asociación de campesinos, es fundamental el cumplimiento con las comunidades, que han hecho sus acuerdos individuales y colectivos asumiendo el programa como su esperanza y proyecto de vida. La organización campesina hizo un llamado urgente a la procuraduría general de la nación y a la defensoría del pueblo, para qué emplacen al gobierno de Iván Duque a cumplir los acuerdos de paz, que están articulados en el bloque constitucional y son la única manera de reivindicar a los territorios golpeados secularmente por la violencia.

El proceso campesino reafirmó que deben haber garantías para los beneficiarios del programa y que para consolidar la paz en los territorios, deben haber garantías inalienables de no repetición. Los campesinos también hicieron una exigencia a la gobernación del departamento de Antioquia, para que asuma sus compromisos territoriales y manifieste de manera real su voluntad y compromiso con la paz.

Aún está fresca en la retina nacional, la salida de los firmantes de la paz y sus familias, que se vieron obligadas a desplazarse de Ituango, víctimas de la más feroz campaña de violencia y estigmatización, entonces como ahora, el estado ha sido indolente frente al drama de barbarie que viven las comunidades de este municipio, que sigue condenado a los avatares de la violencia, sin que se establezcan medidas concretas para garantizarle los derechos y la vida a los habitantes de esta afligida región. Pareciera que volvieran los días más terribles de la barbarie a los territorios de la periferia y la Colombia profunda, masacres, desplazamientos, y la única presencia del estado es la militarización y subsecuente recrudecimiento de la violencia en la región, desconocen en su soberbia que en el acuerdo de paz está la ruta para superar esta situación. Señor presidente, en lugar de echarle leña al fuego cumplan los acuerdos.

 

Fuente: Agencia Prensa Rural
www.radiomacondo.fm

Comentarios

Comentarios