MENú

El oligopolio de la industria azucarera mantiene en condiciones de miseria a los corteros de caña

El oligopolio de la industria azucarera mantiene en condiciones de miseria a los corteros de caña - 104135_imagen_4535165_1

Nuevamente se han hecho sentir las voces de los corteros de caña, quienes aseguran que los grandes ingenios siguen irrespetando sus derechos laborales, esta situación los ha hecho plantearse la necesidad de organizar una nueva huelga en contra de la industria azucarera que los mantiene con salarios de miseria.

Las familias de los corteros aseguraron que si los ingenios siguen implementando sus prácticas violando los derechos laborales no les quedara más salida que el cese de actividades ya que con trabajo o sin él las condiciones siguen siendo miserables. A pesar de las promesas estatales y de la empresa privada este gremio sigue siendo víctima de los abuso de los ingenios.

Cuando el país se aproxima a una nueva jornada de protestas por el lamentable estado del campo colombiano y el incumplimiento del gobierno, se hace necesario recordar algunos hechos históricos, en esta ocasión los que giran en torno a la caña de azúcar. A principios del siglo XX dio inicio la industrialización del país, amparada por normas proteccionistas, por las crisis del mercado internacional y las guerras mundiales.

La repentina ampliación del mercado del azúcar catapultó la creación de más ingenios industriales, en su gran mayoría  propiedad de las familias de terratenientes  y comerciantes, en Cundinamarca, Nariño y Tolima.

Sin embargo fue en el Valle del Cauca en donde las empresas azucareras registraron el mayor éxito y crecimiento, principalmente por las ventajas comparativas de sus haciendas como la calidad de los suelos y la disponibilidad de agua.

Es entonces cuando surgen los ingenios Riopaila de los Caicedo, Providencia de los Cabal y Mayagüez de los Hurtado Holguín. El gran salto dado por los ingenios del Valle del Cauca, y su oligopolio sobre el mercado azucarero colombiano,  se dio en medio de “La Violencia”, período comprendido entre 1946 y 1958.

En este periodo de luchas bipartidistas dos millones de personas fueron desplazadas forzadamente por fuerzas paramilitares, está situación  dejo 350 mil fincas libres fáciles de adquirir  por terratenientes, dado el temor de sus dueños originales en su mayoría humildes familias campesinas que tuvieron que vender a muy bajo costo.

Por aquel entonces el Valle del Cauca fue el departamento con mayor número de desplazados, cerca de medio millón de personas que perdieron sus tierras a manos del paramilitarismo patrocinado por las oligarquías liberales y conservadoras de la época. Hoy la violencia económica de estos oligopolios sigue cobrando víctimas entre los más humildes, violando constantemente sus derechos laborales.

 

 

www.radiomacondo.fm

 

Comentarios

Comentarios