MENú

Ejército y erradicadores amenazan a campesinos

Ejército y erradicadores amenazan a campesinos - erradican_ya

En la vereda los Guamos, corregimiento las Mercedes del municipio de Sardinata en el Catatumbo Norte santandereano.

La Asociación campesina del Catatumbo, ASCAMCAT, y la Ruta de prevención protección y seguridad a defensores de derechos humanos de nororiente colombiano, alertaron sobre la compleja situación que enfrentan las comunidades de la vereda los Guamos, corregimiento las Mercedes del municipio de Sardinata en el Catatumbo Norte santandereano, frente a las amenazas y posibles violaciones a los derechos humanos, e infracciones al Derecho internacional humanitario. Esta situación se agudiza en el marco de la posible vulneración de la vida, seguridad, integridad física personal, de mínimo vital, debido proceso y unidad familiar de las comunidades de esta zona, en el marco de la presencia de unidades militares y erradicadores que hacen parte del ejército nacional.

Desde el mes de diciembre ASCAMCAT viene desarrollando tareas de verificación en la vereda los Guamos, donde evidencio la presencia de miembros del ejército, qué manifestaron tener órdenes de erradicación, y frente a la cual la comunidad manifestó su inconformidad por el asentamiento de tropas ubicadas en fuentes de agua, contaminando las mismas y poniendo en riesgo a las familias que habitan la región. Esta situación ha venido aumentando a partir de febrero del 2021, donde se a elevando la presencia de tropa y erradicadores en el territorio, lo cual ha obligado a las comunidades a declararse en “Asentamientos campesinos”, como mecanismo de defensa a sus derechos, al mínimo vital y al trabajo, encontrándose de manera pacífica en el punto donde esta acantonado el ejército, haciendo así uso del derecho fundamental a la protesta social y pacífica.

El campesinado exige del gobierno nacional la implementación integral del acuerdo final para la terminación del conflicto, y por lo tanto del Programa nacional integral de sustitución de cultivos PNIS, que irrumpe del acuerdo, que permita garantizar una economía legal y sostenible desde los territorios y rechazando además la amenaza permanente por parte de miembros de la Segunda División del ejército nacional que se encuentran ubicados en la zona, violentando el derecho a la propiedad, a la libre movilidad y generando una situación de zozobra para las comunidades campesinas.

El día martes 23 de marzo las comunidades buscaron interlocutor con algunos militares, rechazando el uso por parte de la tropa de palos, garrotes y armas para amenazar la comunidad, y exigiendo que se respete el derecho de la propiedad que tienen los campesinos cuyos predios han venido siendo invadidos de manera irregular por las tropas del ejército, frente a lo cual el comandante de la unidad, amenazó el asentamiento campesino con garrotes y fusiles, señaló y estigmatizó a los campesinos con que iban a informar que se estaba cometiendo el delito de entorpecer las operaciones militares en el territorio, desconociendo así las exigencias del respeto a los derechos que vienen planteando los campesinos.

La Asociación campesina del Catatumbo y la Ruta de protección del nororiente colombiano alertó a la comunidad nacional e internacional y a la institucionalidad del Estado, que debe velar por la protección de los derechos constitucionales de los ciudadanos, frente al accionar que se pueda presentar por parte de las tropas del ejército hacia las comunidades campesinas. Además, teniendo el referente de los sucesos presentados en el año 2020 donde se presentó el homicidio Alejandro Carvajal en la vereda Santa Teresa de Sardinata, y Digno Emérito Buendía en la vereda Totumito de Cúcuta, quienes al igual que estás comunidades estaban asentados de manera pacífica y fueron víctimas de la acción violenta por parte de los militares que hacían presencia en la zona.

La organización campesina y el proceso de acompañamiento a las comunidades que realiza el programa de protección, qué es financiado por la Asociación catalana por la paz y acompañado por la organización internacional International Action for Peace IAP, instaron a las autoridades locales, departamentales y nacionales, al diálogo y a la implementación integral del acuerdo final de paz, para garantizar el proceso de sustitución de cultivos, como lo acordaron las comunidades, y no realizar actividades de erradicación violenta que vulnera los derechos del campesinado en la región, y no garantiza una transformación de sus economías, para permitir que en una época tan compleja como la que se presenta en la pandemia, se garanticen las condiciones de vida digna para los hombres y mujeres que habitan las regiones donde se presenta el fenómeno de cultivos de uso ilícito. La ruta para garantizar la paz territorial, es la implementación.

Compartimos completo el video de denuncia difundido por los campesinos del Catatumbo:

 

Fuente: Agencia Prensa Rural
www.radiomacondo.fm

Comentarios

Comentarios