MENú

Comunidades campesinas rechazan operativos de erradicación en Nechí y el Bagre, Antioquia

Comunidades campesinas rechazan operativos de erradicación en Nechí y el Bagre, Antioquia - coca-1-1

Las operaciones militares ponen en grave riesgo la salud y seguridad alimentaria a los campesinos.

La asociación de hermandades agroecológicas y mineras de Guamocó, Aheramigua, la Asociación de víctimas agroambiental de Puerto claver, Asoviamcla y la Asociación de campesinos organizados por la cuchara de Antioquia, Asococan, denuncian ante la comunidad nacional e internacional la vulneración a los derechos fundamentales de los campesinos de los municipios de Nechí y el Bagre, Antioquia; por cuenta de la erradicación forzada que desarrolla la fuerza pública en la región.

Luego de que el gobierno nacional decidiera unilateralmente excluir a los municipios del Bagre y Nechí, del Programa nacional integral de sustitución de cultivos de uso ilícito, PNIS, de manera unilateral y desconociendo que para la época, los campesinos cultivadores cumplían con las condiciones para acceder al programa. De manera permanente la fuerza pública ha venido realizando operativos de erradicación forzosa, empeorando la ya grave situación humanitaria de la región y sumándose esto, a las vulneraciones que las comunidades sufren a manos de los otros actores armados que controlan la región. Es de particular atención, que durante los últimos años, son más los operativos y “éxitos” de la fuerza pública en contra de los cultivadores a quienes el estado no garantiza la vida digna, que aquellos en contra de los grupos paramilitares o insurgentes, que cada vez más se arraigan en el territorio.

Del 5 al 9 de febrero del año 2020, ante los operativos de erradicación forzada, los campesinos se reunieron en varios puntos del sector rural de Nechí, en las veredas Zapato mono, San pablo, La esperanza y El cedro, para manifestar su rechazo. En medio de estas manifestaciones resultaron agredidos físicamente varios campesinos por parte de la fuerza pública encabezada por el peligroso escuadrón móvil antidisturbios, ESMAD, resultando algunos campesinos heridos, siendo remitidos a centros hospitalarios por la gravedad de sus heridas. En abril, cesaron estos operativos.

En el mes de mayo, y durante todo el mes de junio se han desarrollado de nuevo operativos de erradicación forzada realizada por la fuerza pública en las veredas Zapato mono, San pablo, La esperanza y El cedro, municipio de Nechí y las veredas Alto sabalito, La duana, La llana, El tupe, Las claras, El oso, Chiritá, Moquí arriba y medios de Manicerí. Mediante el uso de motores de espalda aspersores de glifosato, operados por personas que son desembarcadas desde helicópteros en medio de los cultivos de pancoger, sin elementos de bioseguridad para evitar impactos de la pandemia en el territorio. Los procedimientos de la fuerza pública, presentaron varias irregularidades, como el hecho de arrancar matas de coca y volverlas a sembrar en lugares donde no habían cultivos, con el fin de inflar el área erradicada; por su parte, el veneno usado por los erradicadores, también es asperjado a los cultivos de pancoger de la comunidad, afectando la salud y la seguridad alimentaria, y los químicos sobrantes, son arrojados por los uniformados en las fuentes hídricas o en la tierra desnuda, sin prever el daño ambiental que el desecho de estos insumos causa en la naturaleza.

Exigimos al gobierno nacional que cese la persecución y agresión en contra de los campesinos, así como la implementación del PNIS y otros programas de sustitución voluntaria, deteniendo de forma inmediata los operativos de erradicación forzosa en nuestra región y en todo el país, ya que la comunidad ha manifestado la voluntad de desarrollar actividades productivas y es el estado quien les ha incumplido.

Responsabilizamos al estado colombiano por la garantía y protección de los derechos humanos, de igual forma a las alcaldías de Nechí y el Bagre y a la gobernación de Antioquia, como entes territoriales que deben velar por la protección de los derechos humanos de los líderes sociales y la comunidad en general.

Solicitamos a la comunidad nacional e internacional solidarizarse y condenar los actos de barbarie cometido por el estado colombiano contra las comunidades campesinas.

motores de espalda aspersores de glifosato, operados por personas que son desembarcadas desde helicópteros en medio de los cultivos de pancoger, sin elementos de bioseguridad para evitar impactos de la pandemia en el territorio. los procedimientos de la fuerza pública, presentaron varias irregularidades, como el hecho de arrancar matas de coca y volverlas a sembrar en lugares donde no habían cultivos, con el fin de inflar el área erradicada; por su parte, el veneno usado por los erradicadores, también es asperjado a los cultivos de pancoger de la comunidad, afectando la salud y la seguridad alimentaria; y los químicos sobrantes, son arrojados por los uniformados en las fuentes hídricas o en la tierra desnuda, sin prever el daño ambiental que el desecho de estos insumos causa en la naturaleza.


Exigimos al gobierno nacional que cese la persecución y agresión en contra de los campesinos, así como la implementación del pnis u otros programas de sustitución voluntaria, deteniendo de forma inmediata los operativos de erradicación forzosa en nuestra región y en todo el país, ya que la comunidad ha manifestado la voluntad de desarrollar actividades productivas y es el estado quien les ha incumplido. 
responsabilizamos al estado colombiano por la garantía y protección de los derechos humanos, de igual forma a las alcaldías de nechí y el bagre y gobernación de antioquia, como entes territoriales que deben velar por la protección de los derechos humanos de los líderes sociales y la comunidad en general. 
solicitamos a la comunidad nacional e internacional solidarizarse y condenar los actos de barbarie cometido por el estado colombiano.

Por Aheramigua
Asociación de Hermandades Agroecológicas y Mineras de Guamocó, organización que agrupa a mineros artesanales, campesinos y comunidades cristianas de la región de Guamocó, en el sur de Bolívar.
www.radiomacondo.fm

loading...

Comentarios

Comentarios