MENú

Comunicado de la Misión de Observación Internacional por Garantías a la Protesta Social y Contra la Impunidad en Colombia

Comunicado de la Misión de Observación Internacional por Garantías a la Protesta Social y Contra la Impunidad en Colombia - PortadaPaginaWeb-1

A la comunidad internacional

A las instituciones de justicia en Colombia

El sábado 10 de julio por la mañana, en las oficinas de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, el grupo Bogotá- Cundinamarca de la Misión SOS Colombia tuvo un encuentro con la madre de Dubán Felipe Barros Gómez, quien relató que, desde el 5 de junio de 2021, su hijo de 17 años, que se había ido para el Portal de las Américas, no había regresado a casa y que ella no había vuelto a saber nada de él. También relató que desde entonces preguntó por todos lados, visitó barrios, comisarías, y hospitales durante dos días, hasta que el 7 de julio decidió hacer la denuncia de su desaparición en el servicio de Medicina legal, institución que 8 días después activó su búsqueda. Hasta el 10 de julio, no le habían dado ninguna noticia, desde ninguna de las instituciones, sobre el paradero de su hijo.

El día de hoy nos enteramos con mucha tristeza de la aparición sin vida del joven colombiano. Dubán, tal como lo recuerda su madre, era un chico alegre, que disfrutaba la música y amaba rapear. Era un chico incansable que se recreaba a diario en los parques haciendo deporte; era el tipo de joven de las rodillas raspadas: intrépido en las piruetas con la patineta. Su mamá cuenta que siempre estuvo pendiente de sus hermanos más pequeños y que en las labores del hogar y la crianza era su mano derecha. A Dubán le gustaba componer música y su risa llenaba de alegría la casa.

Después de su desaparición, la familia se enfrentó a múltiples dilaciones de la autoridad. Una de las más graves consistió en no activar la búsqueda urgente durante las 72 horas posteriores a la denuncia, tiempo precioso para salvar su vida. No es menor indicar que un mes y cinco días después de que se hubiera acudido a Medicina Legal no se había realizado ni siquiera la inspección de la sábana de llamadas ni se contaba con la geolocalización del teléfono celular, es decir que las autoridades no habían llevado a cabo las primeras y más mínimas acciones de búsqueda del joven. Ahora que se ha encontrado su cuerpo, solicitamos, entonces, la debida investigación para saber la verdad sobre su asesinato y lograr que se haga justicia. Nadie merece la muerte pero la muerte de Dubán, un chaval, como tantas y tantos que salía a la protesta ciudadana, que sólo piden una vida digna, es el más flagrante de los delitosNo puede quedar IMPUNE.

 De la misma manera, nos pronunciamos por el acceso a la verdad y la justicia sobre el caso del joven David Cuervo, de 24 años, quien se reporta que desapareció entre el 19 y el 20 de junio, y que el día 14 de julio fue hallado sin vida. Aunque no pudimos entrevistarnos con la familia, nos solidarizamos plenamente con ella.

Es importante señalar lo que, con mucha claridad, apunta la Fundación Nydia Erika Bautista, que acompaña a las familias: el contexto de la normalización de detenciones arbitrarias en el marco del Paro Nacional en Colombia es favorable para la desaparición forzada de las personas. Por ello, es absolutamente necesario que se activen los mecanismos de búsqueda urgente desde el primer momento en que se reporta una persona como desaparecida, y que las instituciones judiciales actúen con rapidez desde el primer momento de la desaparición y hasta encontrar a todas/os aquellas/os que nos hacen falta.

Como parte de la comunidad internacional, pedimos el cese a la represión a la protesta social en Colombia; exigimos investigar con celeridad todos los casos en que una persona haya sido reportada como desaparecida, pero sobre todo, que se construyan las condiciones para que nunca más en Bogotá y en las demás regiones, otra persona vuelva a desaparecer por hacer un pliego de peticiones a su Gobierno, y para que nunca más falte un joven o una joven en su casa. Recogemos la vida y aspiraciones de Dubán que, desde hoy, vivirá en la memoria de quienes lo conocieron y decimos alto que todos los demás “Dubanes” tienen derecho a manifestar su malvivir y a exigir que ello cambie. La gente no protesta cuando tiene una vida digna. No puede continuar este mundo al revés, en donde el Estado, en vez de proteger a su pueblo, lo violenta.

APELAMOS A TODAS LAS INSTITUCIONES DE DISTINTA ÍNDOLE PARA QUE PAREN ESTA MASACRE QUE SE ESTÁ

PRODUCIENDO CONTRA EL PUEBLO COLOMBIANO PORQUE ESTÁ EN SUS MANOS HACERLO.

Como parte de la Misión de Observación Internacional por Garantías a la Protesta Social y Contra la Impunidad en Colombia, damos nuestras más sentidas condolencias a la familia de Dubán. En su memoria, la del joven músico, risueño, hijo, hermano, velaremos porque se haga justicia y por exigir la aparición con vida de todas las demás personas reportadas como desaparecidas.

¡Vivas se las llevaron, vivas las queremos!

Misión de Observación Internacional por Garantías a la Protesta Social y Contra la Impunidad en Colombia

Comunicado de la Misión de Observación Internacional por Garantías a la Protesta Social y Contra la Impunidad en Colombia - Copia-de-750x330-1

 

www.radiomacondo.fm

Comentarios

Comentarios