MENú

Colombia a la espera de su independencia

Colombia a la espera de su independencia - Estatua-de-Benkos-Biohó-ubicada-en-San-Basilio-de-Palenque.

Estatua de Benkos Biohó ubicada en San Basilio de Palenque.

Desde el punto de vista de los miserables de hoy y de siempre que habitan en este territorio, la independencia fue solo el cambio de poder de una élite hispánica a otra criolla, la independencia de Colombia no trajo consigo la liberación inmediata de los esclavos a diferencia de la Revolución haitiana (1791–1804) que fue el primer movimiento independentista de América Latina que culminó con la abolición de la esclavitud. Este es quizás  el hecho que mejor contextualiza la naturaleza oligárquica y esclavista de la independencia colombiana.

La élite criolla que buscaba trazar el camino que los llevaría a la autonomía en sus gobiernos y provincias realmente no tenía prevista en su agenda inmediata la participación política de las masas empobrecidas en la creación de  las nuevas estructuras de gobierno, más allá de ser la carne de cañón en la inevitable confrontación.

Y es que a pesar de las promesas hechas por Bolívar en 1816 sobre la liberación de los esclavos está solo se concretó en 1851, cuando  el presidente José Hilario López, firmó la abolición legal de la esclavitud el 21 de Mayo. Sin embargo hay que reseñar que dicha abolición se trato de un simple gesto formal ya que en remplazo  de la esclavitud se implementaron nuevas leyes y figuras de explotación como el terraje, los trabajos forzosos y otras figuras “legales“ que continuaron esclavizando a la población afrocolombiana, de hecho la abolición en Colombia indemnizó a los esclavistas y no a las víctimas de la esclavitud.

Colombia a la espera de su independencia - José-Hilario-López

José Hilario López

Fueron casi cuatro siglos de esclavitud en los que se lucraron tanto los españoles como los independentistas con el sufrimiento de miles de esclavos.

Algo similar ocurrió con la población indígena que fue sometida tras la independencia a procesos de expropiación de sus territorios para beneficiar a los terratenientes y sus grandes haciendas, esta situación lejos de menguar la autonomía de los pueblos ancestrales animó la resistencia indígena que subsiste hasta nuestros días.

No podemos desconocer que el 20 de julio se forjó durante más de treinta años, con numerosas rebeliones indígenas en toda América contra la dominación española, la más famosa de ellas fue la de Túpac Amaru en Perú.

Los verdaderos precursores de la resistencia contra la opresión fueron los indígenas así como los precursores de la libertad en el país fueron los afrocolombianos con sus palenques (poblaciones fortificadas donde vivían aquellos que habían escapado de sus “amos”). Entre estas historias casi que ignoradas por los textos escolares de estudio, se destaca la historia de Benkos Bioho, que constituyó lo que podríamos llamar el primer enclave independiente en el territorio Colombiano

Según la escuela del materialismo histórico a  estos procesos revolucionarios que se sucedieron desde finales del siglo XVIII y entre los que se encuentra la independencia de Colombia se les conoce como las  revoluciones burguesas ya que el factor predominante en estos procesos revolucionarios giraba en torno a los intereses de la burguesía que inspirada en las ideas de la Ilustración hablaba de libertad y derechos en oposición al absolutismo de la sociedad estamental, realmente lo que buscaban era remplazar las restricciones del viejo modo de producción feudal por las del libre mercado.

Bipartidismo

Un proceso similar ocurrido sobre finales de la década de 1840 dio origen a los partidos políticos tradicionales, conservador y liberal que persisten hasta hoy, de hecho el nacimiento de estos partidos políticos en Colombia se dio no por intereses patrióticos o de índole nacional, sino por intereses económicos personales.

Colombia a la espera de su independencia - Guerrilla-liberal-de-Zipaquirá-durante-la-Guerra-de-los-Mil-Días

Guerrilla liberal de Zipaquirá durante la Guerra de los Mil Días

Por aquel entonces las ideologías liberales provenientes de Europa calaron de una manera radical en algunos grupos económicos principalmente conformados por comerciantes dispuestos a abrirse paso al extranjero en busca de nuevos mercados. Este hecho terminó contrariando los intereses de otros grupos económicos conformados por terratenientes y esclavistas que terminaron por llamarse conservadores ya que querían mantener el modelo político y económico que los privilegiaba, inicialmente la oposición fue mediante el diálogo y luego por la fuerza con la confrontación armada, otro aspecto de los liberales que copiaban al pie de la letra la corriente europea era su rechazo a la institución religiosa ósea a la Iglesia más no a la religión.  De hecho en 1853 expropiaron los cuantiosos bienes del clero  lo que llevó a la Iglesia a unirse a los conservadores para salvaguardar en primer lugar sus bienes, y en segundo su estatus.

las guerras que siguieron entre ambos bandos tratando de imponer la hegemonía conservadora o liberal, fueron llevadas a cabo por pocos hombres, que tenían a su disposición una gran cantidad de peones a quienes no se les explicaba qué era ser liberal o conservador, simplemente se les obligaba a defender los intereses de su patrón ambos bandos reclutaban adeptos por medio de proclamas incendiarias en las que se ocultaba el verdadero interés disfrazándolo de ideas políticas y promesas de mejoras económicas y sociales para la masa empobrecida. Esto en el mejor de los casos. En el peor se amenazaba al individuo o se le obligaba por la fuerza a formar parte de uno u otro bando.

Mientras tanto la Iglesia se esforzaba reclutando desde el púlpito a fieles para su propia facción política, amenazando a los creyentes con las eternas llamas del infierno si no se enlistaban en las filas conservadoras en defensa de la propiedad y la tradición, esta situación polarizó de tal manera al país, que los colombianos desde su nacimiento no solo recibían un nombre,  también heredaban un partido político.

Este escenario de cruenta confrontación política sumió al país en la miseria, ambas facciones fracasaron dirigiendo los destinos de Colombia en el siglo XX . Ni el Partido Conservador hasta 1930, ni el Partido Liberal hasta 1945, lograron sacar al país del atraso, tampoco lo lograron con el frente nacional que remplazo el gobierno militar de Gustavo Rojas Pinilla que terminó  el 10 de mayo de 1957, cuando se vio obligado a entregar el poder a una Junta Militar compuesta por los mayores generales Gabriel París y Deogracias Fonseca, el contraalmirante Rubén Piedrahita y los brigadieres generales Rafael Navas Pardo y Luis E. Ordóñez.

La crisis de la dictadura empezó en 1956 con el retiro del apoyo que le habían brindado los dirigentes de los dos partidos tradicionales conservador y liberal, a raíz del empeño del general Rojas por alcanzar su propia autonomía tratando de crear una base social propia a través de la conformación de lo que se llamó la Tercera Fuerza, es decir, un nuevo movimiento político.

Colombia a la espera de su independencia - frente-nacional

El Frente nacional fue una coalición política y electoral entre liberales y conservadores vigente en Colombia entre 1958 a 1974.

Colombia a la espera de su independencia - frente-nacional-presidentes1

Desde la segunda mitad del siglo XX y lo que va del XXI el país  experimento  transformaciones económicas y sociales que han sido insuficientes para conjurar la desigualdad social.

Los catastróficos resultados de estas administraciones se ven reflejadas en muchos aspectos, en la agricultura el país no alcanza a alimentar a su población a pesar de contar con todas las condiciones, hoy Colombia importa cerca de 10 millones de toneladas de alimentos esto en gran parte a los  tratados de libre comercio que han golpeado duramente a la población campesina, en términos industriales  no hay una sola empresa nacional de bienes avanzados de capital, en lo concerniente a las comunicaciones el país desmanteló empresas como Telecom y hoy depende de la inversión internacional, con respecto al transporte se acabó con el ferrocarril en lugar de modernizarlo mientras que muchas de sus vías de comunicación son deplorables, los recursos naturales como el petróleo, el gas, el carbón fueron entregados al capital extranjero prácticamente en condiciones de expropiación, hoy en Colombia gana más el dueño de la pala que en este caso son las multinacionales que el dueño de la mina que en esencia vendríamos siendo todos nosotros.

Las políticas económicas de cada gobierno en Colombia han sido orientadas para mantener al país bajo el yugo de las grandes potencias industrializadas. La esencia de la economía mundial que es dominada por una docena de países, consiste en garantizar la exportación de sus capitales y mercancías con el fin de  contrarrestar el bajo rendimiento del capital y resolver económicamente los problemas que acarrean la superproducción industrial que necesita constantemente nuevos mercados.

Hace un siglo  la economía mundial quedó bajo el predominio del capital financiero, las potencias utilizan básicamente tres formas para acrecentar sus inmensas utilidades: la exportación de mercancías, los empréstitos a los países y la inversión directa de sus capitales.

Colombia a la espera de su independencia - currie_laughlin

Lauchlin Bernard Currie economista canadiense, nacionalizado colombiano. Se desempeñó como asesor económico en el gobierno de Estados Unidos y de Colombia

Desde que se  elaboró el primer plan de desarrollo, el llamado plan Currie en 1951 por el Banco de Reconstrucción y Fomento que después le dio paso al Banco Mundial, cada gobierno ha presentado su propio plan de desarrollo cada cuatro años, lo que en el fondo no son más que planes de endeudamiento externo. Antes de 1951, la deuda externa del país no pasaba de los doscientos millones de dólares lo que condujo a la famosa moratoria y a la amenaza de invasión por parte de los Tenedores de Bonos Extranjeros de Estados Unidos, resuelta la moratoria y pasada la Segunda Guerra mundial, el endeudamiento se disparo de una forma alarmante en la década del cincuenta, pero fue con el frente nacional que el país se alineó de manera irrestricta con los Estados Unidos en su lucha por la hegemonía mundial, esta situación elevó el endeudamiento y nos puso en una condición de sumisión frente a los organismos internacionales de crédito los cuales terminaron definiendo la orientación de la economía nacional.

La función de los organismos internacionales de crédito como el  Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Agencia Internacional del Desarrollo, el Banco Interamericano de Desarrollo, es la de velar por  el cumplimiento de las políticas económicas dictadas por las grandes potencias.

Para 1985 la deuda externa alcanzaba la suma de 8 mil millones de dólares. En 1990 ascendía a 18 mil millones de dólares. En diciembre de 2014, la deuda externa de Colombia alcanzó un monto de 101.231 millones de dólares, en el primer trimestre del 2015 la deuda alcanzo los 106.305 millones de dólares. Esta cifra constituye el 32,9% del Producto Interno Bruto del país destinado a atender las obligaciones de la deuda lo que resulta escandaloso. El endeudamiento crónico del país ha generado una deuda prácticamente impagable.

Los pueblos y sus habitantes que son afectados por los convenios de la deuda externa no han tenido ninguna influencia en la manera en la que ésta se adquirió, la deuda externa es el producto de las decisiones  económicas  de la comunidad internacional como de los países endeudados muchas veces gracias a los oficios de funcionarios corruptos.

Colombia a la espera de su independencia - deuda-externa-1

A la Luz del Derecho Internacional la Ilegitimidad de la Deuda Externa consiste en que es una vía de hecho económica que llevo a que los países pobres se endeudaran de manera ilimitada a favor de los intereses de la banca internacional, de intereses comerciales y de los intereses de los países ricos, lo que termino condicionando el desarrollo de los países pobres a los mezquinos intereses de la acumulación de capital de las grandes potencias.

La deuda además viola el derecho a la autodeterminación de Los pueblos ya que afecta considerablemente la capacidad de los gobiernos para cumplir con sus obligaciones internacionales y a la vez cumplir con las aspiraciones de sus pueblos a vivir dignamente, muchos de los países endeudados se ven obligados a destinar hasta el 50% de sus presupuestos nacionales para atender el servicio de la deuda.

Cuando los Estados endeudados son sometidos a las condiciones de sus acreedores, se desconoce la Declaración sobre el establecimiento de un nuevo orden económico internacional establecida en 1974 ante la ONU : “Todo Estado tiene la soberanía plena y permanente sobre sus recursos naturales y todas sus actividades económicas… No se puede someter a ningún Estado a ningún tipo de coerción económica, política o de otra índole para impedir el libre y pleno ejercicio de este derecho inalienable”.

Con este panorama de endeudamiento en nuestro futuro el cual reclama gran parte del presupuesto nacional, aun tenemos mucho camino que recorrer para concretar una verdadera independencia que ubique al país en el concierto de las naciones que han logrado resolver la desigualdad social sin entregar sus recursos a terceros.

En ese sentido no hay señal alguna de independencia.

www.radiomacondo.fm

loading...

Comentarios

Comentarios