MENú

Campesinos del Catatumbo firman pacto de sustitución de cultivo de uso ilícito

Campesinos del Catatumbo firman pacto de sustitución de cultivo de uso ilícito - coca

 

Pacto regional para la participación en el programa nacional integral de sustitución de cultivos de uso ilícito (PNIS) en el Catatumbo, departamento de Norte de Santander

Las campesinas y los campesinos cocaleros de la región del Catatumbo, Norte de Santander, las Juntas de Acción Comunal, las Asojuntas, la Juventud Rebelde de Norte de Santander, La Marcha Patriótica de Norte de Santander y la Asociación Campesina del Catatumbo -Ascamcat-, reunidos el 1 de abril de 2017 en el lanzamiento de la Coordinadora de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana Coccam Tibú, acordamos como muestra de nuestra voluntad política y decisión irrevocable de construir una Colombia justa, soberana, incluyente y en paz, el siguiente Pacto Regional para la participación en el PNIS (Programa Nacional Integral de Sustitución) y la construcción de los PISDA (Planes Integrales de Sustitución y Desarrollo Alternativo) en el Catatumbo, encargando a Voces de Paz para que presente ante el Gobierno Nacional, al CNR, las FARC-EP y la ONU este pacto; para así diseñar el acuerdo colectivo de sustitución voluntaria y concertada de cultivos declarados de uso ilícito.

Consideraciones:

1. Como resultado del paro campesino del Catatumbo de junio de 2013, el cual duro 53 días, las comunidades campesinas y el Gobierno departamental y nacional reactivamos la MIA-Catatumbo, concretando los siguientes acuerdos en materia de cultivos denominados de uso ilícito: reparación integral a las 400 familias víctimas de la erradicación violenta y forzada de los municipios de Tibú y Sardinata, la suspensión indefinida de la fumigación aérea con glifosato y la erradicación manual violenta de los cultivos de hoja de coca, hasta la concreción conjunta de un programa regional de sustitución concertada y voluntaria con las comunidades campesinas.

2. El 4 de septiembre de 2013 los cultivadores y trabajadores de la hoja de coca, en cumplimiento de lo acordado con el Gobierno Nacional en la MIA-C, realizamos el primer Encuentro Regional de cultivadores y recolectores de la hoja de coca, en el que se construyó el mandato para la sustitución social, gradual, concertada, estructural y ambiental de los ingresos derivados del cultivo de coca en el Catatumbo, como hoja de ruta para la sustitución de los cultivos.

3. Los días 6 y 7 de diciembre de 2014, en el marco de la Constituyente Regional del Catatumbo realizada en el municipio de El Tarra, las comunidades campesinas ratificamos y mandatamos la propuesta de sustitución construida en el seno de las comunidades, demostrando con hechos la voluntad política en la búsqueda de soluciones alternativas y estructurales a los cultivos de uso ilícito.

4. En el mes de septiembre de 2015 el presidente Juan Manuel Santos lanzó un nuevo enfoque estratégico para enfrentar el problema de las drogas ilícitas en el país. Este nuevo enfoque se basa en el respeto a los derechos humanos, la salud pública y el desarrollo humano.

5. Mediante el Decreto 724 de 2016, se creó en la Alta Consejería de Posconflicto de la Presidencia de la República, la Dirección para la Atención Integral de la Lucha Contra las Drogas DAILCD, la cual tiene entre otras, la función de Coordinar a las entidades competentes en la ejecución de la política, tareas y compromisos relacionados con la atención integral de la lucha contra las drogas.

6. Igualmente, dentro del proceso de diálogo y negociación adelantado entre el Gobierno Nacional de Colombia y las FARC-EP, el 24 de noviembre de 2016 se firmó el Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, que en su punto 4 establece la “Solución al Problema de las Drogas Ilícitas” lo cual implica el compromiso de todas las partes para trabajar de manera conjunta en la solución definitiva al problema de las drogas ilícitas, transformando el enfoque violento de la erradicación manual, la fumigación aérea, la persecución y estigmatización del campesinado, como el eslabón más débil de la cadena del narcotráfico, por el enfoque que prioriza la solución dialogada, estructural, voluntaria y concertada de los cultivos de uso ilícito.

7. El Acuerdo Final reza en el punto 4.1 que el PNIS “se implementará sin perjuicio de los compromisos adquiridos por el Gobierno y las autoridades con las comunidades y sus organizaciones, en el marco de espacios de interlocución directa, en los que se haya acordado su debido cumplimiento”.

8. El punto 4 del Acuerdo plantea que la solución definitiva al problema de las drogas ilícitas “es posible si es el resultado de una construcción conjunta entre las comunidades — hombres y mujeres — y las autoridades mediante procesos de planeación participativa, que parten del compromiso del gobierno de hacer efectiva la Reforma Rural Integral y los Planes Integrales de Sustitución y Desarrollo Alternativo PISDA y el compromiso de las comunidades de avanzar en los procesos de sustitución voluntaria”.

9. El Acuerdo Final establece que la “sustitución voluntaria es un principio fundamental del programa, para generar confianza entre las comunidades”.

10. Este compromiso de sustitución voluntaria de las comunidades es un factor fundamental para el logro de los objetivos del PNIS, para lo cual se tendrán en cuenta los principios de integración a la Reforma Rural Integral, la construcción conjunta, participativa y concertada, el enfoque diferencial de acuerdo con las condiciones de cada territorio, el respeto y aplicación de los principios y las normas del Estado social de derecho, convivencia ciudadana y la sustitución voluntaria.

11. El día 27 de enero del 2017, El Gobierno Nacional y las FARC-EP iniciaron el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito -PNIS-, que tiene el firme propósito de contribuir a una solución definitiva al problema de las drogas ilícitas. Con este Programa se inicia la implementación del Punto 4 “Solución al Problema de las Drogas Ilícitas” del Acuerdo Final, que permitirá a las comunidades participar activamente en la construcción y desarrollo de los proyectos productivos para la sustitución.

En virtud de lo anterior, las comunidades campesinas pactamos lo siguiente:

1. Participar activamente en el proceso de implementación del Acuerdo Final Para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, en el marco de la ejecución del PNIS, los PISDA municipales y de la Reforma Rural Integral acordada en el Punto 1.

2. Impulsar y construir las COCCAM en todos los municipios del Catatumbo: El Tarra, Convención, San Calixto, Teorama, Hacarí, El Carmen, La Playa de Belén, Ábrego y Sardinata; así como los municipios de El Zulia y Cúcuta.

3. Las familias, las Juntas de Acción Comunal, las Asojuntas, los comités veredales de sustitución de la COCCAM de Tibú, las COCCAM Municipales que se conformen de ahora en adelante y Ascamcat facilitarán la identificación y certificación de los trabajadores y trabajadoras, quienes adelantaran labores en los sistemas de reconversión productiva a nivel veredal y en las construcciones de infraestructura comunitaria.

4. Participar activamente en el proceso de construcción de la propuesta integral de sustitución a través del diagnóstico colectivo, que permita la caracterización social y económica del territorio, además de la identificación de las necesidades de dotación en infraestructura física, social e institucional.

5. En el marco de las asambleas comunitarias, las familias participaran activamente en la construcción, ejecución y seguimiento de los Planes Integrales de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito y Desarrollo Alternativo –PISDA y en la elaboración del listado de los trabajadores y trabajadoras asentados en el territorio.

6. Ratificamos la necesidad de que el Gobierno Nacional reconozca gran parte de la región del Catatumbo como Zona de Reserva Campesina, según la Ley 160 de 1994.

7. Definimos que las reuniones unilaterales realizadas por el Gobierno Nacional en la región, sin la presencia de las partes firmantes del Acuerdo Final (FARC-EP, ONU Y Gobierno nacional) NO son una construcción colectiva y en ese sentido no serán atendidas por las comunidades.

8. El acuerdo de sustitución de los cultivos de coca al interior del Parque Nacional Natural Catatumbo Barí se alcanzará en el marco de la Mesa Local de Concertación entre organizaciones campesinas y Parques Nacionales Naturales, en coordinación con las decisiones de la Mesa Nacional de Concertación, según el acuerdo de La Habana para la sustitución de coca dentro de Parques Nacionales Naturales –PNN.

9. Este pacto lo suscriben los 90 comités veredales de sustitución de la Coccam de Tibú, Ascamcat, Marcha Patriótica, Juventud Rebelde, 265 veredas, 97 presidentes de J.A.C, 10 Asojuntas y 6 coordinadoras municipales.

Parágrafo:

Las comunidades estamos demostrando con hechos nuestra voluntad de aportar a la construcción de una paz estable y duradera, por ello exigimos la implementación del Acuerdo Final por parte del Gobierno Nacional y las FARC-EP.

En caso del incumplimiento en la implementación de los acuerdos pactados entre las FARC-EP y el Gobierno nacional y del agotamiento de la resolución de los conflictos en las instancias correspondientes, las comunidades recurriremos a nuestro derecho legítimo de participación a través de las acciones de movilización y protesta legal y pacífica.

Asociación Campesina del Catatumbo – Ascamcat
www.radiomacondo.fm

Comentarios

Comentarios