MENú

Slash se le anima al cine de terror

Slash se le anima al cine de terror - slash

El ex violero de los Guns presentó en el Festival de Cannes Nothing Left to Fear, una película diabólica producida por Slasher Films

Cuando uno se enfrenta a la agenda de proyecciones del Festival de Cine de Cannes siente que, por momentos, está pescando perlas en el mar. Un hallazgo de este año fue encontrar la premiere de la primera película producida por Slash: Nothing Left to Fear. Después de dos años de fundar su propia productora de cine, Slasher Films, el guitar-hero más melenudo eligió al festival de la Costa Azul para presentar una película diabólica.

Nothing Left to Fear es la ópera prima de Anthony Leonardi III. Este director con nombre de emperador que ganó fama como artista de storyboards en Rango, Piratas del Caribe: en el fin del mundo Agua para elefantes, entre otras, ya conocía bien el género terror: en 2007 diseñó algunas de las demoníacas criaturas con las que lidiaba el detective encarnado por Keanu Reeves en Constantine. Esta vez, la escalofriante historia transcurre en la ciudad de Stull, en Kansas, estigmatizada por la creencia popular como una de las siete puertas del Infierno (según cuentan, la fama diabólica de Stull es tan popular que incluso el Papa Juan Pablo II se negó a sobrevolar el pueblo). Allí, una familia que llega en busca de una mejor calidad de vida verá su sueño truncado por la aparición de un carismático pero conflictuado hombre religioso. Repleta de efectos especiales, la película tuvo como productores asociados a Prime Focus, maestros de la animación y los VFX que ya participaron en las taquillerasFrankenwinnie, Star Wars: Episodio 1 o la reciente Gatsby, por mencionar sólo algunas.

¿Qué inspiró a Slash a sumergirse en semejante aventura? Él mismo se confiesa como un gran fanático de las películas de terror: «Siempre quise hacer una película de terror como las de antes, de las que realmente te hacían cagar en las patas. Mi público es una mezcla de gente joven, inquieta y exigente, con una pizca de anarquía».

Comentarios

Comentarios