MENú

Rusia espera seguir usando aeródromos y puertos de Venezuela

Rusia espera seguir usando aeródromos y puertos de Venezuela - 17290331_xl

El ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigu (izq.), y su homólogo de Venezuela, Vladimir Padrino López, 3 de abril de 2018.

Rusia sigue confiado en seguir usando los aeródromos y puertos de Venezuela para sus cazas y sus buques de guerra en el marco de las cooperaciones militares.

Durante su encuentro con su homólogo de Venezuela, Vladimir Padrino López, el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigu, ha destacado este jueves que la cooperación entre Moscú y Caracas “va bastante bien”, debido al “intercambio regular de especialistas y delegaciones” y “el buen trabajo en el campo de la educación”, entre otros aspectos.

Shoigu ha señalado que, gracias a esta colaboración que “beneficia tanto a Venezuela como a Rusia”, los militares rusos “obtienen una importante experiencia” con esos vuelos de larga distancia y tienen la oportunidad de “mantener su equipo de combate en buenas condiciones”.

“También se trabaja para que los aviones y buques militares rusos puedan seguir utilizando los aeródromos y puertos de Venezuela y confío en que esta práctica continúe”, ha recalcado durante la reunión que se celebra en el marco de la visita del presidente venezolano, Nicolás Maduro, a Rusia.

El ministro venezolano, a su vez, ha declarado que Venezuela está interesada en modernizar el equipamiento terrestre y aéreo suministrado antes por Rusia.

Rusia y Venezuela desarrollan su cooperación técnica y militar a partir del acuerdo intergubernamental firmado en mayo de 2001. Los primeros contratos militares fueron suscritos en Caracas en 2005: en mayo se cerró un contrato para el suministro de fusiles Kalashnikov (AK-103), que fueron entregados al Ejército venezolano en 2006.

Rusia suministró además helicópteros de la marca Mi, sistemas antiaéreos Tor-M1, cazas de la marca Sujoi y otros armamentos. En 2006 los dos países firmaron un contrato para construir un centro de reparación y mantenimiento de helicópteros de fabricación rusa (abierto en 2013) y una planta de fusiles Kalashnikov y munición que empezará a producir en 2019.

Además, los dos países realizaron en septiembre unos ejercicios militares combinados aeroespaciales para impulsar su cooperación bilateral en el ámbito militar.

Mientras EE.UU. ha desvelado su inquietud por la presencia creciente y “alarmante” de Rusia en América Latina, que en el caso de Venezuela une a los dos países en una “alianza política y económica” que puede constituir una amenaza para Washington, Rusia denuncia que EE.UU. trata a los países latinoamericanos como si fueran su patio trasero.

 

Con información de agencias
www.radiomacondo.fm

Comentarios

Comentarios