MENú

Honduras los de abajo asustan al invencible imperio

 

Honduras los de abajo asustan al invencible imperio - 5bc7edba4b235

Como el elefante ante una hormiguita Trump trémulamente le ha ordenado a su pinche perkin de Peña Nieto que por nada del mundo permita que la caravana de migrantes hondureños, pasen por su territorio y lleguen hasta la frontera -otrora ex territorio mejicano, por eso lo de pinche perkin- con los EE.UU., y se metan a la tierra prometida.

Realmente ya estamos viviendo tiempos de paradojas, pues en plena modernidad han vuelto los miedos medievales, cuando los emperadores mandaban a cavar fosas alrededor de sus castillos, y las llenaban de agua y cocodrilos para que no pasen los bárbaros. Eso mismo es lo que está sucediendo en estos tiempos, en el que el emperador ha ordenado a su vasallo a que disponga a sus fuerzas de seguridad que no permita que transiten por su territorio los migrantes hondureño, para que no se asomen a los límites de la frontera con EE.UU.

Cabe hacer notar que los territorios por los que pretenden traspasar los hondureños, fueron los que EE.UU., se apropió y se robó hace más de un siglo y medio atrás, y más de la mitad que tiene hoy los mexicanos, por lo que no deja de ser un atrevimiento de Trump que ordene al gobierno mexicano que les cierre el paso para que no lleguen a los EE.UU., cuando él no tiene el valor de hacerlo. Y es que ése el complejo del ratero, que ni siquiera tiene el valor de hacer respetar lo que se robó.

Trump ya tuvo otro atrevimiento cuando decidió construir el Muro en la frontera con México, a poco de asumir su presidencia; y hoy que no ha podido materializar lo que ofreció a sus electores, ha salido con el expediente fácil, y cobarde de pedir a quienes les robó su territorio que sean quienes hagan de escuderos de los EE.UU.

Realmente el nuevo gobierno de México de Manuel López Obrador debutará con este gran desafío, que no es otro que sopesar entre: Soberanía o Sometimiento, y que no es más que el eterno dilema mexicano de estar: tan lejos de Dios, pero tan cerca de los EE.UU., pero que al parecer ésta fatalidad geográfica es la que por primera vez le ha empezado a romper los nervios a los norteamericanos, que deben estar maldiciendo la hora en la que son vecinos de México, y de haberse apropiado de lo ajeno.

Y no es que los militares mexicanos, o los yanquis no puedan meter bala y hacer retroceder a los hondureños, pero ¿cuál el costo ante la opinión pública internacional de un potencial genocidio? Ése es el jaque en el que se encuentra la reina, y por el que ha pedido a su peón que se ponga en frente, porque los de abajo, los de las honduras van a meterse al castillo; el cual parece ser uno de arena.

 

Por Rolando Prudencio Briancon
Barómetro Internacional
www.radiomacondo.fm

Comentarios

Comentarios