MENú

Efecto búmeran: EEUU empuja su “patio trasero” hacia China

Efecto búmeran: EEUU empuja su “patio trasero” hacia China - 05252868_xl

El ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Carlos Castañeda, (izda.) estrecha la mano de su par chino, Wang Yi, 21 de agosto de 2018. (Foto: AFP)

La política de presión y sanciones de Estados Unidos contra líderes en Centroamérica le está pasando factura: China cada vez gana más influencia en esa región.

El jueves, el Gobierno de la República de Nicaragua anunció que reconoce que en el mundo solo existe una sola China, dando espalda de esta manera a los lazos con Taiwán. “La República Popular China es el único Gobierno legítimo que representa a toda China y Taiwán es parte inalienable del territorio chino”, declaró el ministro nicaragüense de Asuntos Exteriores, Denis Moncada.

La decisión de Managua se produjo después de que EE.UU. anunciara una serie de sanciones contra los asesores del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, luego de su reelección por cuarto mandato consecutivo.

De este modo, Nicaragua se suma a otros países de la región, como Panamá o El Salvador, que han roto lazos con Taiwán para alinearse con la posición china, que defiende su soberanía sobre la isla.

Por su parte, la presidenta electa de Honduras, Xiomara Castro, indicó en su campaña que buscaría establecer vínculos formales con la China continental, lo que implicaría romper los nexos de su país con Taiwán.

Un funcionario estadounidense, citado el domingo por la agencia británica de noticias Reuters, aseveró que los intentos por aislar a Ortega jugaron un papel clave en que Nicaragua se inclinara hacia China. “A medida que se endurecen las sanciones, buscan otras vías y socios económicos”, remarcó.

En efecto, Pekín ofreció un aliciente ante las presiones de Washington, una estrategia que utilizó anteriormente en otras partes de la región, Venezuela incluida, aseveró por su parte Evan Ellis, profesor de la Escuela de Guerra del Ejército de EE.UU.

EEUU, perdiendo su “patio trasero”

El giro hacia China de muchos de los países tanto del sur como del centro del continente americano ha estado despertando las alarmas en Estados Unidos.

De hecho, durante la historia, América Latina ha sido una región estratégica para la hegemonía de EE.UU., tanto en términos económicos como geoestratégicos.

Las autoridades estadounidenses tratan de afianzar la idea de que el acercamiento de China a los países objeto de las sanciones de Washington sirve a lo que dan en llamar las ambiciones de Pekín para expandir su influencia en el mundo.

El gigante asiático, no obstante, rechaza dichas acusaciones y asegura que trata con sus aliados como socios igualitarios en pos de crear un mundo multipolar y que no busca para nada inmiscuirse en sus asuntos internos.

Con información de agencia
www.radiomacondo.fm

Comentarios

Comentarios