MENú

EEUU usa escalada de tensiones con Irán para vender más armas

EEUU usa escalada de tensiones con Irán para vender más armas - 05480782_xl

Estados Unidos usa la escalada de tensiones con Irán para expandir su presencia militar en Oriente Medio así como también vender armas a los países regionales.

“El recién incidente con el petrolero británico detenido por las autoridades iraníes en el estrecho de Ormuz le ha dado a EE.UU. un pretexto para reforzar su presencia militar en la región”, dijo el sábado el presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Consejo de la Federación Rusa (el Senado), Konstantin Kosachev.

La aprobación del envío adicional de más tropas a Arabia Saudí por el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) —a miles de km de distancia de sus fronteras— y la nueva propuesta de crear una coalición con sus aliados regionales con el pretexto de aumentar la vigilancia de las rutas vitales para el transporte de petróleo en Oriente Medio, son dos ejemplos claros —entre tantos que hay— de cómo Washington emplea la escalada de tensiones con Irán para apuntalar su política hegemónica en la zona, subrayó el legislador citado por la agencia estatal rusa de noticias TASS.

Ante la actual coyuntura vivida en Oriente Medio queda evidente cuáles son los pasos que da EE.UU. para lograr alcanzar sus objetivos imperialistas marcados para la zona del oeste de Asia.

En primer lugar, Washington se apresura, con la llegada de Donald Trump a la Presidencia del país, a encaminar sus políticas hacia un aumento de tensiones en torno a Irán.

Pasado algo más de un año de su juramentación, en mayo de 2018, Trump retiró unilateralmente a su país del acuerdo nuclear firmado en 2015 por Teherán y el Grupo 5+1 (entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania) y reimpuso sanciones a Irán para obligar a los iraníes a renegociar el convenio multilateral.

En virtud del pacto, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), Irán se comprometía a rebajar el desarrollo de su programa nuclear, a cambio de la cancelación total de las sanciones internacionales impuestas en su contra.

El mandatario republicano usó el pretexto de que Irán no estaba cumpliendo plenamente sus responsabilidades en el marco del pacto, empero, los múltiples informes de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) confirman que Teherán ha cumplido cabalmente los compromisos que aceptó en el PIAC.

Desde entonces, la Casa Blanca ha aplicado una política de “máxima presión” sobre Irán, amenazando con castigar a otros Estados, si siguen sus transacciones comerciales con los iraníes.

En su intento de acentuar el entuerto, el Gobierno de EE.UU. incluyó al Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán en su lista de organizaciones terroristas extranjeras, acusando a la fuerza militar iraní de “financiar y promover el terrorismo como una herramienta política”.

En una medida recíproca, días después, el Parlamento persa designó como “organización terrorista” al Comando Central de Estados Unidos (Centcom, por sus siglas en inglés) y a todas sus fuerzas asociadas, por ser “responsables de la ejecución de la política terrorista de Washington en el oeste de Asia”.

En segundo lugar, la tarea clave es hacer de Irán un problema no solo para Washington sino también para el resto de los países, en concreto, sus aliados. Para tal empresa, cualquier medio usado vale con tal de que un miedo generalizado se extienda en la comunidad internacional, en especial, entre los países regionales y así poder venderles armas y equipamientos militares estadounidenses y occidentales.

 

 

Con información de Agencias
www.radiomacondo.fm

Comentarios

Comentarios