MENú

Páramo de Sumapaz, actor vital para sus habitantes

Páramo de Sumapaz, actor vital para sus habitantes - csm_agenciadenoticias-20190910-04_01_627838f97e

En contraste con el concepto que se tenía en el siglo XX, cuando primaba la defensa de la tierra, el Páramo se ha convertido para las comunidades que lo habitan en un actor vivo con el que históricamente han generado relaciones de identidad y pertenencia, y que debe ser protegido.

A esta conclusión llegó Johanna Carolina Daza Rincón, magíster en Medio Ambiente y Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien realizó un análisis histórico de cómo las comunidades campesinas de la Localidad 20 de Sumapaz han resignificado sus reivindicaciones al pasar de la defensa de la tierra a la del territorio transformando sus relaciones con el Páramo de Sumapaz y sus ecosistemas circundantes como una manera de permanecer allí.

Para esto la investigadora Daza desarrolló un trabajo de campo basado en visitas al territorio, entrevistas, observación y asistencia a eventos en la Localidad 20 Sumapaz, además del seguimiento a notas de prensa desde 1990 sobre la región y la revisión y análisis de fuentes secundarias que desde la academia han estudiado al Sumapaz, a partir de su perspectiva biogeográfica, histórica y política.

Este proceso le permitió a la magíster identificar iniciativas que las comunidades campesinas han adelantado en busca de una transición hacia formas de producción más sostenible, como evidencia del paso que se ha dado de la defensa inicial de la tierra –como objeto de explotación- a tener una visión más amplia del territorio, como un sujeto no humano con derechos a la protección, conservación, mantenimiento y restauración.

Un ejemplo es el de la Asociación de productores campesinos del Sumapaz (Procamsu), una organización que se fundó el 6 de agosto de 2004 por un grupo de familias que vio la oportunidad de crear una empresa dedicada a la transformación de productos lácteos y el aprovechamiento de frutos silvestres, bajo prácticas de ganadería sostenible. Una de las propuestas de sostenibilidad económica que han surgido en esta región desde y para los campesinos, que intentan incorporar algunas prácticas de cuidado y conservación del Páramo de Sumapaz.

El caso del Parque Temático Chaquén, ubicado en el corregimiento de Nazareth de la Localidad 20 Sumapaz, también es destacable. Este es un escenario que aporta a la comunidad en procesos de formación en salud, seguridad alimentaria y nutricional, además de ofrecer material vegetal a las familias (como semillas y plántulas), incentivar la siembra de huertas familiares e intentar minimizar los cultivos extensivos de papa en la región.

Proyectos del Peama

En la investigación también se destaca el papel que ha desempeñado el Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica (Peama) de la UNAL en Sumapaz, desde donde los estudiantes de la zona que aspiran a ingresar a programas de pregrado inician su proceso de aprendizaje a través de proyectos de investigación orientados a generar productos que ofrezcan soluciones a algunas problemáticas ambientales en la zona, como la expansión de la frontera agrícola y la presión sobre los ecosistemas de páramo y bosque alto andino.

Lo llamativo de estos proyectos estudiantiles es que buscan desarrollar modelos que incentiven la siembra de cultivos distintos a la papa, con diversos tipos de producción en un mismo espacio; ofrecen alternativas productivas de menor impacto sobre los ecosistemas y con posibilidad de cultivarse sin plaguicidas, herbicidas y fungicidas y promueven el uso de materia orgánica como fuente de abonos naturales.

Enseñanzas del conflicto

Según la investigadora, en gran parte del siglo XX, lograr y mantener la propiedad de la tierra, asegurar la subsistencia y controvertir el régimen latifundista era la principal demanda campesina. Uno de los factores que ha llevado al cambio de enfoque en estas comunidades sobre la protección del territorio fue el conflicto armado reciente.

“Se pudo evidenciar a partir de las fuentes orales, que la demanda ya no sería la tierra como antes, sino la posibilidad de permanecer en paz y no quedar en medio de dos bandos armados enfrentados”, manifiesta la magíster, para quien la incorporación del cuidado y protección del Páramo y el cambio de prácticas productivas no es algo que ha ocurrido inmediato, sino que se trata de una transición que aún está en proceso, pues todavía persisten prácticas depredadoras junto con las iniciativas por armonizar la conservación del páramo con la permanencia de quienes lo habitan.

Agencia de noticias UN
Agencia informativa de la Universidad Nacional de Colombia
www.radiomacondo.fm

Comentarios

Comentarios