MENú

Los Avances en la Protección del BST del río Lilí

Los Avances en la Protección del BST del río Lilí - PARTE-MEDIA-1024x768

En el periplo de defensa constitucional del Bosque Seco Tropical del río Lilí que alberga al Humedal Léntico El Cortijo -dos biomas de gran importancia ecológica, suma fragilidad y peligro de extinción- que por iniciativa de la comunidad circunvecina y el apoyo de varias organizaciones ambientalistas, se ha emprendido una ruta de protección constitucional contra la irracional e ilegal construcción del Terminal del Sur para el Sistema Masivo de Transporte con el terco auspicio del alcalde Armitage y que comprende: una acción popular que cursa en el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca, una reclamación ante el Instituto Colombiano de Antropología e Historia, un proceso sancionatorio en el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, varias quejas disciplinarias ante la Procuraduría General y varias denuncias penales ante la Fiscalía de la Nación.

El primer logro fue la acogida parcial de la medida cautelar, quedando condicionada por el Tribunal la suspensión a un estudio para determinar los impactos ambientales por parte de la Universidad del Valle, lo cual fue apelado y resuelto favorablemente por el Consejo de Estado, imponiendo la cesación provisional de las obras civiles por tres meses mientras se estudian los impactos consumados y eventuales.

El ICANH nos generó un breve entusiasmo al decretar un cese ante la ausencia del Plan de Arqueología Preventiva, con la orientación del etnobiólogo Germán Escobar para tratar de conservar los vestigios de nuestros ancestrales lilíes en los alrededores del río que lleva su nombre y de los libertos cimarrones asentados en inmediaciones de la Hacienda Cañasgordas, que se declinó en el absurdo de considerar que el Estudio de Caracterización Ecosistémica del Plan Parcial no aplica porque no existe en los anaqueles de dicha entidad.

La Procuraduría superó el letargo en que había entrado desde la Procuraduría Ambiental del Valle del Cauca, para repuntar con la audiencia pública liderada por el Procurador Regional Ernesto Amézquita, en compañía de la Procuraduría Provincial y de la Personería Municipal de Cali. El evento en la Biblioteca Departamental tuvo una nutrida asistencia de la sociedad civil y presencia de la Defensoría Regional del Pueblo y de la Universidad del Valle. Las intervenciones del Presidente de Metro Cali y del Director de la CVC DAR Suroccidente fueron desafortunadas, el primero en un inaceptable revanchismo y provocación a los líderes comunitarios y sus asesores, el segundo en un galimatías de ficciones. Por supuesto las provocaciones enardecieron los ánimos.

En virtud de la autorización de un Plan de Rescate de Epífitas y Orquídeas por parte de la C.V.C. a Metro Cali en el Permiso de Aprovechamiento Forestal, especies de flora que están en Veda Nacional desde 1978 por disposición del Inderena, siendo competencia privativa del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible tramitar y otorgar el levantamiento de dicha veda para el traslado de las especies en vía de extinción, ante el derribo de casi 300 arboles del BST del río Lilí por parte del contratista concesionario de Metro Cali, sin que se les hubiere corrido traslado de dicho plan y su inventario florístico a los voceros de la comunidad reconocidos como parte y/o terceros en los trámites ambientales de la autoridad ambiental en este escabroso asunto, en concurso con el abogado ambientalista Alberto Ramos Garbiras impulsamos un Proceso Sancionatorio ante la Dirección de Bosques del Minambiente, el cual ordenó Indagación Preliminar con Visita Técnica realizada el martes treinta y uno de julio, con la intervención de una Ingeniera Forestal y un Biólogo de dicha cartera ministerial, quienes emitirán un informe técnico en próximos días, para que se determine la procedencia de la suspensión en esta actuación administrativa de cualquier intervención en el Relicto de Bosque Seco y su asociado Humedal Léntico El Cortijo. Quedaron en evidencia varias confesiones en de Metro Cali en su propia contra, en lo que denomina la jurisprudencia Prueba de la Prueba.

Hoy día, el desempeño como Secretario del Medio Ambiente de Jamundí no me impide seguir conjugando mi labor de ambientalista, atendiendo el deber constitucional de emprender denuncias, quejas y acciones públicas en defensa del derecho colectivo a gozar de un entorno sano y una adecuada oferta de recursos naturales. La lucha ha sido ardua como todas las acciones quijotescas que hemos emprendido hace un poco más de un cuarto de siglo desde nuestra pequeña Trinchera Verde, la Fundación Biodiversidad, con el concurso del Centro de Pensamiento Ambiental donde convergemos otras organizaciones ambientalistas no gubernamentales. Todo ello recordando a Antoine Artaud en su Pesa Nervios “Somos unos pocos en esta época los que luchamos por espacios para la vida, lugares que no parecían estar ni tener un sitio en el mundo”.

Cali, tres de agosto del año dos mil dieciocho.

Foto

Por Armando Palau
www.radiomacondo.fm

Comentarios

Comentarios