MENú

Uribe entregó 7.869 títulos mineros, casi 984 títulos anuales

Podemos hablar de un boom minero en Colombia desde el año 2000, el cual estuvo relacionado con la crisis económica global, como respuesta a la inseguridad económica los minerales se dispararon en los mercados internacionales, el resultado fue un fenómeno económico global, en Colombia los gobiernos de pastrana, Uribe y por supuesto santos abrieron sin ningún recato las fronteras económicas y geológicas del país al capital internacional. El resultado, las múltiples transformaciones en los marcos regulatorios del país que terminaron entregando los recursos no renovables.

Finalizando la presidencia de Andrés Pastrana se creó un nuevo Código de Minas en el 2001 gracias a la Ley 685 la cual privatizó la explotación de minerales,  promovió la eliminación de barreras fiscales y comerciales para incentivar la Inversión Extranjera Directa, y se marginó la pequeña y mediana minería de capital nacional -incluyendo la minería ancestral de indígenas y afrodescendientes a quienes se les impuso, por vía legal, barreras técnicas, financieras y de propiedad sobre las minas y los minerales.

Coherente con el Código de Minas del 2001, la administración de Álvaro Uribe liquidó las empresas nacionales mineras. Con el Decreto 520 del 2003 se liquidó CARBOCOL, en este mismo año ECOPETROL se convirtió en una empresa accionaria, y a través del Decreto 254 de 2004 se liquidó MINERCOL

Gracias a la Ley 141 de 1994 y la Ley 1530 del 2012 se creó un marco regulatorio que solo ha generado una pobre renta minera y un detrimento del patrimonio de la nación representado en su propiedad sobre los recursos minerales no renovables, en virtud de este sistema fiscal, las regalías mineras y el impuesto a la renta son los principales instrumentos para captar la renta, pero se dejó por fuera de la ecuación otros instrumentos como el impuesto a las utilidades que en Bolivia llegan hasta el 25% percibido por las empresas mineras. Gracias a este marco legal hoy en Colombia gana más el dueño de la pala que en este caso son las multinacionales, que el dueño de la mina que para el caso somos los colombianos.

Según el Decreto 1631 de 2006, las regalías van desde el 1% en el caso de la extracción de materiales para construcción, pasando por 4% para oro, 4% para explotación de carbón inferior a tres millones de toneladas anuales, 6% para explotación de carbón superior a tres millones de toneladas anuales, y hasta el 12% para explotación de sal.

Como si el bajísimo margen de ganancia para el Estado generado por este diseño fiscal fuera poco, las exenciones tributarias inclinan la balanza para favorecer al capital privado.

En los ocho años de la administración Uribe, la superficie de hectáreas con títulos mineros pasó de 1,13 millones a 8,53 millones. Uribe entregó 7.869 títulos mineros, casi 984 títulos anuales, gran parte de esas hectáreas estaban ubicadas en páramos y Parques Naturales.

La amnesia del pueblo colombiano le permite a Uribe ser uno de los políticos más queridos en el suroeste antioqueño que paradójicamente ha rechazado con vehemencia la minería de multinacionales como la Anglo Gold Ashanti, se les olvida a muchos habitantes de esta región que fue precisamente la administración de Álvaro Uribe la que otorgó los títulos

Hay una clara relación entre la cantidad e intensidad de los conflictos socio ambientales y el modelo de desarrollo económico implementado por los últimos gobiernos y el cual gira prácticamente en torno al  Extractivismo, durante los gobiernos de  Álvaro Uribe se generó el 63% de los conflictos socio ambientales que hoy sigue padeciendo el país.

 

www.radiomacondo.fm

Comentarios

Comentarios