MENú

Por estos días que corren les corresponde a los jóvenes buscar la unión

Nadie dijo que sería fácil, hoy como en el siglo XIX nos enfrentamos a latifundistas y esclavistas que pelean con todo para mantener sus privilegios. Señores feudales que siguen acumulando tierras y creando marcos como la reforma laboral de Uribe que condenó a los trabajadores a recibir un sueldo que en nada se diferencia a las migajas que le tiraban los esclavistas a su ganado humano. Les corresponde a las fuerzas alternativas del país unirse o entrar en silencio en una nueva noche de fuego y sangre, no es una petición es una demanda popular, se unen o se hunden y nosotros con ustedes.

Generaciones heroicas sobrevivieron a más de tres décadas de estado de sitio, en lo que era una dictadura bipartidista disfrazada de democracia, dictadura que nunca dio por concluido el frente nacional. Sobrevivimos al estatuto de seguridad de Turbay Ayala cuando la justicia fue secuestrada prácticamente por los militares que identificaron en todo el mundo al enemigo interno, a tal punto que por ser sorprendido fumándote un porro fácilmente te daban dos años de cárcel de donde salías convertido en un criminal, las opciones que el bloque de poder regente les dejó a miles de jóvenes colombianos fue el de la rebeldía o el de la criminalidad.

Por estos días que corren les corresponde a los jóvenes buscar la unión - pizarroesco

Carlos Pizarro 1951–1990 y Pablo Escobar 1949–1993

Siguiendo el rastro de sangre de nuestros abuelos y padres hemos llegado a un punto sin retorno en el que las clases dominantes y su maquinaria política tratan de sofocar la voz de un país joven al que se le han robado el futuro. En esta lucha los actores pocas veces son nuevos hoy como ayer hay una inmensa población que sigue sin dudar la orientación política que les dan sus pastores desde el púlpito.

Hombres de “dios” que señalan a sus candidatos y satánizan a otros, tal como lo hicieron muchos pastores que tildaron a Petro de “un emisario del mal”, mientras voz en pecho gritaban “Jesús vive y te ama”, olvidan esos pastores que ese Jesús fue un preso político que fue condenado no por anunciar el reino de los cielos, sino por denunciar la corrupción del templo, corrupción que persiste hasta nuestros días encarnada en estos hombres de FE.

Quedaron al descubierto frente a las nuevas generaciones, las viejas maquinarias clientelistas que han convertido al estado en la caja menor de unas cuantas familias, esas maquinarias que convirtieron la lechona y el tamal preelectoral en pilares fundamentales de nuestro aparato político.

Le corresponde a las fuerzas alternativas y a los jóvenes defender su futuro y lo poco que queda del país, en el 2011 Colombia según un informe de desarrollo humano de la ONU, era el tercer país más desigual del planeta solo superado por Haití y Angola. ¿Qué ha cambiado desde entonces?  Básicamente nada, seguimos caminando la senda de miseria que nos han trazado. En Colombia por cada 100 habitantes hay 20 que literalmente no tienen en donde caerse muertos.

En Colombia durante el 2017, 26 personas de cada 100 eran pobres, lo que indica que mensualmente tuvieron ingresos menores de 250.620 pesos, dinero que se considera es el costo mínimo de la canasta básica según el establecimiento, pero la cifra no alcanza para cubrir los gastos familiares, ya que en términos reales solo cubre el 18,5% de la canasta básica familiar.

Es preciso la movilización de quienes hoy tienen empeñado su futuro la Colombia joven y vulnerable, esa que se quedo sin tiempo.

 

Imagen El Tiempo

www.radiomacondo.fm

Comentarios

Comentarios