MENú

Colombia contra Argentina: ¡desafío de poder a poder!

James y Messi son los referentes del duelo de este viernes a las 6:30 p.m., en la Copa América.

Colombia contra Argentina: ¡desafío de poder a poder! - colombia3-600x300

Colombia y Argentina aún no despiertan totalmente. Su fútbol todavía está lejos del más esperado. Han tenido un trasegar que no ha convencido en la Copa América, pero son Colombia y Argentina, tienen las armas para generar una reacción imponente, para despertar en cualquier momento, para convencer. Además tienen a James Rodríguez y a Lionel Messi, dos íconos del fútbol mundial, sus máximos referentes, lo cual es suficiente para anticipar un juego vibrante, y justo ahora, que es por la clasificación a la semifinal.

Cuando a James Rodríguez le preguntan si el partido de este viernes será un duelo entre él y Messi, sonríe con timidez. “Messi está en otro mundo. Es un jugador único, no se puede hablar de un duelo James contra Messi porque sería injusto con él”, asegura, y se pone rojo. Es el mejor futbolista colombiano del momento, pero guarda respeto por el mejor del mundo. Sin embargo, en la cancha, defendiendo a sus respectivas selecciones, esas distancias no se notan, hay mucho en juego: la supervivencia.

Pero, por más que James quiera evadir un duelo individual, el partido es propicio para que los dos cracs brillen y lideren a sus equipos a la clasificación. Colombia, al menos, sí que necesita que su mejor hombre esté inspirado, lleno de confianza, que vuelva a ser el del Mundial de Brasil, el que servía como eje, como guía, que arrastraba a sus compañeros, que generaba y transmitía la idea optimista de que cualquier gesta era posible.

Esa misión aún está en deuda. Contra Venezuela fue algo invisible, algo inadvertido; contra Perú pesó poco, incluso se marchó molesto y reconoció que el equipo no jugó bien; pero, curiosamente, contra Brasil, en aquel triunfo histórico 1-0 de la fase de grupos, tuvo sus mejores chispazos, como para ratificar que frente a los grandes, James reacciona. Aún se espera mucho más de él, y este es el mejor momento.

“Cuando uno quiere aparecer y cuando no hay tanto espacio, o cuando estoy cerrado, hay otros jugadores que pueden hacerlo también, como Teo (Gutiérrez), Falcao (García) o Juan Guillermo (Cuadrado). Yo creo que tienen que aparecer también; y si uno no puede ayudar, lo pueden hacer los otros también”, dijo James, reconociendo que no solo a él le falta llegar a su tope, sino también a sus compañeros si es que quieren la clasificación a la semifinal.

James, el goleador del pasado mundial, y Messi, elegido, con críticas, como el mejor jugador de la Copa del Mundo, ya han vivido duelos reñidos: el año pasado se cruzaron en la cancha, en la Liga de España, en el superclásico que ganó el equipo merengue. Y, jugando con la Selección, se encontraron en la pasada eliminatoria, en el duelo que ganaron los gauchos en Barranquilla (1-2) y en el que empató Colombia en Buenos Aires (0-0). El enfrentamiento ha sido muy parejo.

Pero ya no valen ni el ayer ni el mañana. Solo el hoy. En esta instancia es el todo o nada. Un parpadeo y se marchan a casa. Así que la victoria es necesaria. “Ellos tienen buenos jugadores y Colombia intenta jugar; va a ser un lindo partido”, anticipó James, de pocas palabras. Su diálogo se espera en la cancha, con la pelota, liderando.

‘No les gusta perder’

Este jueves, en la rueda de prensa previa al juego, el propio técnico José Pékerman se animó a comparar a los dos cracs, no desde lo futbolístico, sí desde otro punto de vista. “Messi es como James porque se molestan cuando pierden y siempre quieren ganarlo todo”, dijo el entrenador.

Efectivamente, James representa la honestidad que le queda al fútbol. El dejarlo todo para ganar, más si se lleva puesta la camiseta de la Selección. Son de esos jugadores que sufren, que lloran con la derrota, como en el Mundial, cuando, entre lágrimas, el ‘10’ colombiano padeció la eliminación; o contra Venezuela, en esta Copa, cuando prefirió el silencio, salir presuroso del estadio para no dar una declaración inapropiada en medio de su ira.

Y si sufren las frustraciones, más padecen el no poder estar en la cancha o no tener un buen partido. A ambos les gusta jugar siempre, y siempre ganar. Este viernes, alguno de los dos terminará con cara de amargura.

“Esta Copa ha sido muy dura. Nadie ha estado en un nivel alto, salvo Chile, que goleó (a Bolivia 5-0 en la fase de grupos). Pero es una Copa América muy dura”, manifestó el volante colombiano, al explicar los altibajos, no solo de él, no solo de Colombia, sino en general de todas las selecciones que participan en esta Copa América.

Máximo cuidado

Es tan importante la presencia de James y de Messi para este partido, en sus respectivas selecciones, que son el punto de referencia para los entrenadores. Este viernes, Pékerman no se guardó elogios por el astro argentino, al que él tuvo la oportunidad de dirigir en las selecciones juveniles, aunque el cómo marcarlo es una incógnita para él.

“Todo el mundo se hace esa pregunta. Es el mejor jugador del mundo. Es un jugador impredecible. Hay que estar muy atentos. Nadie puede distraerse. Vamos a prestar mucha atención con él. Ellos tienen jugadores que desequilibran, pero la individualidad de Lionel es definitiva”, dijo Pékerman, que tiene la preocupación de no contar con Edwin Valencia ni Carlos Sánchez, sus habituales volantes de marca.

Del otro lado, James también genera preocupación. Este viernes, Gerardo el ‘Tata’ Martino, el entrenador gaucho, aseguró que la estrategia de su selección será neutralizarlo “si va por el centro o si va por la izquierda”. Lo tienen bien estudiado.

El momento ha llegado. Colombia asume una nueva batalla, frente a la subcampeona mundial. Ninguna de las dos ha mostrado su mejor nivel, pero pueden despertar; al fin y al cabo tienen a James y a Messi.

PABLO ROMERO
Enviado especial de EL TIEMPO
Viña del Mar (Chile)
@PabloRomeroET

Fuente: EL TIEMPO

Comentarios

Comentarios