MENú

Privilegiar más la reactivación económica que la vida humana

Privilegiar más la reactivación económica que la vida humana - Gobernadora-Clara-Luz-Roldán

En momentos en que Cali tiene copado más de un 70% de las Unidades de Cuidado Intensivo—626 camas—y se han encendido las alarmas por parte de las autoridades municipales, la gobernadora del Valle del Cauca, Clara Luz Roldán, acaba de anunciar que a partir del 25 de mayo se debe asumir un regreso a la normalidad.

En pocas palabras, retornar a las labores cotidianas, exponiendo a infinidad de personas—tanto las que asisten a sus espacios de trabajo como a sus propias familias cuando regresan a casa–, lo que en criterio de especialistas, puede resultar un detonante para la propagación del covid 19.

Para sustentar su decisión, la mandataria acudió a un lenguaje populista: “Tenemos que salir a trabajar, no podemos continuar encerrados en una medida de contención, en la que ya no vamos a sufrir una pandemia del COVID 19, sino que vamos a tener una hambruna”.

Por supuesto, a los empresarios –sí, aquellos que hoy insisten en aplazar el pago de primas y otras prebendas ganadas por los obreros en el calor de la lucha–, aquellas palabras les sonaron como a música.

La pregunta que surge, entonces, es: ¿Sacrificar vidas por dinamizar la economía? ¿Es ese el valle invencible del que habla la señora Roldán? No tiene lógica, más cuando su equipo de asesores médicos y científicos lo encabeza la empresaria, médica y ex gobernadora, Dilian Francisca Toro Torres.

¿De dónde viene la preocupación? Por el alto índice de contagios que registran Cali y su área metropolitana. De hecho, después de Bogotá y Atlántico, el volumen más alto de quienes padecen el covid 19 se ubican en este departamento del occidente colombiano, con excepción de 15 de los 42 municipios en donde ya se dio una reapertura.

Pero todo apunta a que la gobernadora Roldán, bajo la presión de los gremios económicos, quiere ver de nuevo una región productiva sin preocuparle la vida de quienes quedarán expuestos y, mientras que en todos los países la reapertura se produjo a las 12 semanas, en Colombia y el Valle, se aspira que se produzca a las 8 semanas.

Ese tipo de cosas inverosímiles sólo ocurren en un país como Colombia, donde la realidad mágica no ha desaparecido pese a la ausencia del Nobel, Gabriel García Márquez.

Ese afán de “liderar” pasando por encima de quien sea, no tiene otro trasfondo que un ánimo politiquero, el mismo que se ha convertido en un distintivo de su jefe partidista, la médica Dilian Francisca Toro Torres.

Curiosamente, quien se ha mostrado aterrizado y a favor de una apertura progresiva de los espacios de trabajo, ha sido el alcalde, Jorge Iván Ospina.

La Secretaria de Salud de Cali, Miyerlandi Torres, expresó su preocupación: “Este 70 por ciento es una cifra a la que debemos estar alerta, hay una zona de expansión, hay unas camas que están previstas para ser ampliadas en los próximos días. Todavía no han llegado los ventiladores, todavía no se han puesto en funcionamiento. Tenemos que estar atentos de lo que está pasando con las camas actuales y cuando estarían listas las nuevas camas“.

Cabe recordar que en Cali se registran más de 1700 contagiados y las muertes por este virus, sobrepasan las cien víctimas.

El tiempo nos dará la razón con esta voz de alerta que lanzamos hoy.

Blog del autor www.cronicasparalapaz.wordpress.com

 

 

Por Fernando Alexis Jiménez | @misnotasdeldia
www.radiomacondo.fm

loading...

Comentarios

Comentarios