MENú

Desde el palenque Televisión colombiana racismo y discriminación racial

Desde el palenque Televisión colombiana racismo y discriminación racial - rafael

El día 6 de octubre finalizó la telenovela Rafael Orozco. Esta novela relata la vida de Rafael Orozco quien fuera uno de los mejores intérpretes de la música Vallenata colombiana y fue asesinado el 11 de junio de 1992, por un delincuente que le propino varios tiros en la puerta de su casa en la ciudad de Barranquilla. La escena con que termina la novela es el asesinato, el cual observamos que este es cometido por una persona afrocolombiana-negra, que previamente junto a otro delincuente, también afro, ya le había propinado a Rafael Orozco una golpiza. Es ese el único momento en que la telenovela presenta gente negra, personificando a la delincuencia, reduciendo lo simbólico de ser afro a eso. Contrario a esta imagen, el acordeonero de Rafael Orozco en la vida real fue Israel Romero un hombre afro-negro, y casualmente en la novela para personificarlo colocan una persona blanco mestiza, no un acordeonero afro.

Las escenas de esta telenovela me llevan a reafirmar que el racismo, la estigmatización y la discriminación siguen operando en la televisión colombiana. Continúan asignando papeles de cocina, de aseo, de delincuencia, de vigilante y de chofer a los actores afro, reduciéndolos a esos roles. Por lo visto el tema de racismo debe ser discutido en las empresas productoras de programas televisivos en Colombia. No es justo que estas sigan fortaleciendo los discursos racistas, y los televidentes consuman esos productos audiovisuales sin reflexionar, de esa forma estos alimentan las conductas sociales estructuradas desde la pantalla chica.
El tema de esta novela lo traigo a colación por que el estado actual de la sociedad colombiana de encierro por el COVID-19, llevó a muchas personas a encontrar en las novelas un medio de esparcimiento y diversión para pasar el tiempo, pero no debemos caer en la ingenuidad de ver la televisión como algo neutral, la televisión debe ser vista con ojos críticos para hacer comparaciones con nuestra sociedad, y en ese sentido traigo a este texto una novela que terminó hace unos meses la Venganza de Analia.

La Venganza de Analía, protagonizada por Carolina Gómez (Analia) y Marlon Moreno (Guillermo León Mejía), en ella se contaba la historia de una niña producto de la violación de su madre que fue asesinada, por un político que aspiraba a la presidencia y tenía una cantidad de delitos que siempre la justicia investigaba y nunca le probaban; Analía después de salir del país para salvar su vida regresa siendo toda una profesional para vengar lo sucedido con su madre y después logra demostrar que su padre era el asesino de su madre, ese político que estaba a punto de ser presidente valiéndose de muchos actos delictivos, Analía logra demostrarlo y con eso lo lleva a la cárcel.

Al ver esta novela siempre reflexionaba sobre el papel de Guillermo León Mejía, y lo miraba en la sociedad colombiana igual a los políticos que se valen de todos los actos delincuenciales para llegar a ocupar cargos sea por medios electorales o burocráticos, en Colombia podemos encontrar muchos Guillermo leo Mejía entre ellos uno de los presidentes innombrables que tuvo Colombia y otro que actualmente aspira a serlo.
La intención del presente escrito es para afirmar que la televisión no se puede ver de forma inocente, detrás de ella hay intencionalidades que trata de moldear los comportamientos de una sociedad, razón por la cual una sociedad de traquetos promueve como modelos las novelas de ese perfil, porque que quieren que la conducta delictiva de los traquetos-delincuentes sea un contra valor resignificado y sea admirado por la juventud. Hace tiempo me pregunto porque en Colombia le han hecho tantas series televisivas a Pablo Escobar con todo lo que implica ese hombre, y nunca le han hecho al único premio nobel de literatura que ha tenido Colombia como lo es Gabriel García Márquez, porque los que tienen el poder y manejan los medios de comunicación no quieren que la juventud colombiana siga los pasos de Gabo.

Regresando al tema racial en la televisión, creo que es necesario que existan políticas que prohíban el racismo, el estigma y la discriminación racial, y también que sirva de medio socializador que contribuya a combatir el racismo y su flagelo, debe haber cuotas en la televisión para que actores afros actúen en papeles diferentes a los hasta hoy asignados, se requiere de acciones en la televisión que logren combatir el racismo y la discriminación racial y social en los medios audiovisuales, el arte y la cultura colombiana.

Desde el Palenque un cimarrón todavía.

 

 

Por Aiden Salgado Cassiani
Miembro del Colectivo de Estudiantes Universitarios Afrocolombianos CEUNA.
Fuente : Agencia Prensa Rural
www.radiomacondo.fm

loading...

Comentarios

Comentarios