MENú

Nada es eterno, mientras estamos juntos somos un suspiro insignificante del viento continuo.

 

 Nada es eterno, mientras estamos juntos somos un suspiro insignificante del viento continuo. - 328

 

La fotografía para mí no solo es retratar el mundo que nos rodea, sino, sobre todo, ofrecer una herramienta de autoexpresión: es mi manera de manifestar mis pensamientos, mis sentimientos, mi almaes mi propia búsqueda de personalidad y existencia.

Mis obras muestran mi entorno y el rol que yo mismo juego en él.

Un tema recurrente en las fotografías que hago durante mis viajes es el “estar solo”, que no hay que confundir con la soledad: se puede disfrutar del hecho de estar solo sin estar aislado, o uno puede sentirse solo mientras está en compañía. Desafortunadamente, en nuestra agitada sociedad, “estar solo” tiene casi siempre una conotación negativa, algo que hay que evitar a toda costa.

En mis fotografías la gente juega un rol aparentemente mínimo, pero es esencial, por estar rodeada de la grandeza de los paisajes rurales o que fueron construidos por ellos mismos. Mis obras no se tratan de esa gente, ni siquiera de los paisajes en sí, sino de la relación emocional que los vincula. A veces ni siquiera hay que incluir personas para mostrar la soledad: el paisaje habla por sí mismo.

El ser humano es solo temporal, fugaz en el lapso del tiempo del universo, y así es su entorno. Nada es eterno, mientras estamos juntos somos un suspiro insignificante del viento continuo.

www.radiomacondo.fm

Comentarios

Comentarios