MENú

La música de Cuantospares Sontresmoscas programa número 6

INGRID BROWND

Cantante Caleña con ascendencia Jamaiquina comienza su vida musical a la edad de 13 años cuando descubre el sonido de “Charlie Parker” y decide aprender a tocar el saxofón, inspirada por el sonido de este gran maestro del jazz, se convierte entonces en una amante y seguidora de este género, escuchando la música de artistas que luego se convertirían en sus ídolos. Entre sus favoritos se encuentran Miles Davis, Thelonius Monk, Ella Fitzgerald, Billie Holiday, Anita O´day, Carmen McRae entre otros….

Más tarde ingresa al conservatorio Antonio María Valencia de Cali donde estudia canto lirico; comenzando así para ella una nueva etapa llena de ópera y a la vez de experimentación… Turnadose entre las arias antiguas el jazz y el bossa – nova.

Ingrid siempre tuvo afinidad con la música latina y el folclor afro en general pues como buena caleña creció en escuchando salsa, son y bolero así que no tardó mucho en interesarse por interpretar estos ritmos.

A participado como cantante de estudio en colaboración de diferentes artistas y ha participado también en importantes espacios musicales como el festival de jazz “Sevijazz” con el cuarteto “Cali-Bossa”, en el festival internacional de blues Cali suburbia con el grupo “Blues cabaret” y el festival “A jazz go” con el cuarteto “Soul train”

También formó parte de la orquesta “la identidad” perteció al grupo base de música antillana del hotel intercontinental de Cali, al grupo de música del pacifico Kuko son folk band. Actualmente forma parte de “MartinaPombo” proyecto de música fusión folclor e investigación sobre las músicas tradicionales .

OSCAR HUERTA

“La obra musical de Oscar Huerta está cargada de agudos y transparentes signos habaneros. Su próximo disco, Pescador Urbano es un diario cantado donde se tejen sus vivencias adolescentes en la calle Humbolt, con el florido imaginario de un apasionado pescador del malecón y la constancia de quien decidió, desde las escaleras de un edificio del Vedado, hacerse trovador contra vientos y mareas, vientos que no fueron pocos y mareas que no fueron bajas. Las problemáticas de la sociedad colombiana también han encontrado lugar en su mira, varios temas como El valle de Cimitarra o La advertencia, entre otros, denuncian la alarmante situación de los llamados “desplazados”, campesinos que se ven forzados a abandonar sus tierras hostigados por los conflictos armados”.

Lo anterior es parte de un comentario escrito por mi amiga Carmen Romero, a propósito de unas presentaciones que en la ciudad de Cali efectuaran meses atrás los trovadores Silvio Alejandro y Oscar Huerta. A este último lo conocí a finales de los ochenta gracias a Frank Delgado que, por entonces, laboraba en Radio Ciudad de La Habana como director de un programa denominado El Salón de los Juglares y que sirvió para dar a conocer las primeras grabaciones de muchos cantautores, que por la época se iniciaban. Sé que Frank ha conservado una buena parte de esos materiales y que está digitalizándolos. Tal vez un día, alguien se anime a editarlos y así saldrán a la luz las versiones iniciales de piezas que con el transcurrir del tiempo se han convertido en clásicos de nuestra cancionística, pero que en el momento en que se compusieron, no fueron tomadas en cuenta ni por los medios de comunicación ni por las discográficas de aquellos años.
Oscar Huerta pertenece a la categoría de los numerosos juglares que tuvieron que enfrentar las hostilidades de un momento que no supo comprender, en su real magnitud, la renovación que —tanto para la música cubana como para toda la producción artístico literaria en general del país— traía consigo una generación emergente, dueña de una sólida formación académica y cuyo rasgo fundamental era su alto sentido de la eticidad. Esos dos elementos han signado, desde su comienzo hasta la actualidad, la cancionística compuesta por Oscarito, como le dicen sus allegados.
Nacido en 1970 en una familia donde la música ha jugado rol protagónico, Oscar es de los pocos trovadores que han pasado por las aulas de los conservatorios. Aunque de modo discontinuo, él estudió guitarra clásica en el Manuel Saumel y tiempo después en el Ignacio Cervantes. Coincidiendo con dicho período de aprendizaje, se integra al ambiente trovadoresco de Ciudad de La Habana y así se le ve en numerosas peñas, como una organizada en el Museo Napoleónico y donde intervenían otros cantautores, como Erick Sánchez. Con la experiencia adquirida en tales lides, se une al grupo Teatrova en lo que él mismo define como la última metamorfosis del colectivo, bajo la dirección de José Antonio Gutiérrez y donde cantaba o actuaba con María Eugenia García.
De entonces a acá ha llovido mucho y en el tiempo transcurrido Huerta tuvo la posibilidad de recorrer varios países latinoamericanos (Venezuela, Ecuador, Perú, Colombia), para conocer de primera mano las realidades de nuestro continente. En 1995 graba en Cali su primer disco, El son nuestro, que recoge composiciones de la etapa anterior. Le seguiría una segunda producción titulada Imaginando, la cual muestra (y demuestra) cómo el espectro temático de la canción cubana contemporánea hoy se ha ensanchado y readecuado a disímiles correlatos. Así, las actuales preocupaciones de Oscar pasan por las problemáticas latinoamericanas, en especial la de la violencia.
Imaginando es un fonograma de notables valores no solo en lo textual sino también en el dominio que se evidencia de la técnica de hacer canciones. Como sucede con sus colegas de generación, él va de nuestros ritmos tradicionales (el son sobre todo, claro está) a ciertos aires brasileños, pasando por el pop. Me llama la atención que en el fonograma, Huerta se hace cargo —además de las guitarras, los coros y por supuesto, la voz principal— del bajo y los teclados. Los otros instrumentistas que lo acompañan en el CD son Carlos Ferrín, en la batería y la percusión cubana, y Gustavo Escobar, en el saxo tenor y en el soprano.
Creador en plena madurez, como heredero de lo que fue la Nueva Trova, Oscar Huerta maneja un discurso marcado por la poesía al tratar asuntos sociales en temas suyos como América ameritaEl valle de Cimitarra, preciosa pieza donde plasma el drama del desplazamiento forzoso del campesinado colombiano y en la que ratifica su compromiso no solo con lo artístico sino también con causas justas de nuestro tiempo: Yo me llamo José mi mujer Caridad / no tenemos casa donde soñar / se quedó con el frío y el alba / en el valle de cimitarra / Yo soy el campesinado / y vengo saliendo de mi poblado / allí madruga la furia cuando es invierno y cuando es verano.

 tomado de la www.oscarhuerta.com

 

THE BLUE TURTLES

Encarna la esencia tradicional del blues con un toque dinámico de funk y soul,  además de una expresiva improvisación que crea una química perfecta entre sus integrantes.

Esta banda se ha dado a conocer en diferentes eventos como: El Festival de Rock and Blues “Rocktropia”, Festival Internacional de Blues “Suburvia”, “Rockopolis 2010”. En el  2010 fueron parte del concurso de bandas “El Baño 2010” en Popayán como banda invitada,  y han tenido la oportunidad de estar en Quito (Ecuador) difundiendo su propio estilo y destacándose en la escena musical y cultural del país.

HUARI

La palabra HUARI en dialecto quechua se refiere a todo aquello que es autóctono y antropológicamente significa mensajeros del Sol y la Cultura, es decir, los portadores de luz en las culturas.

El Grupo HUARI nace a partir de la inquietud de  jóvenes por rescatar los valores folclóricos, especialmente musicales, los  cuales a lo largo del tiempo han perdido la relevancia que tuvieron  en tiempos pretéritos.

Este grupo se creó en el año de 1994, a partir de ese momento ha tenido diversas etapas de reestructuración, sufriendo cambios en sus integrantes como en su formación musical hasta llegar al acople que se tiene en la actualidad.

El estilo de música que interpreta el grupo es fusión latino americana , ya que a parte de interpretar  temas autóctonos los conjuga con otros ritmos internacionales.

EL FINGER

Una propuesta musical 100% caleña, con una larga trayectoria en el ámbito musical, mostrando con sus líricas la problemática social de un país como Colombia y de los sentimientos del diario vivir de los jóvenes latinoamericanos. Su primer álbum titulado “SALVESE QUIEN PUEDA” grabado en el 2004, dio a conocer la banda a nivel nacional e internacional con canciones como “LA LEY” (que tuvo rotación en el canal de videos MTV), “REALITY” y una versión de la canción “COMPRENDEZ MENDEZ” de la agrupación mexicana Control Machete, versión que junto a otra canción de este álbum, “EVOLUCIÓN” fueron numero uno en la radio española (Málaga y Barcelona). En el 2007 se grabó “EL PODER DE LA VAGINA” producido por el maestro José Aguirre, en el cual se logró una fusión de ritmos Latinos con el Rock. Además este año recibieron la nominación a “MEJOR BANDA FUSION ALTERNATIVA” en la edición de los Premios Shock de la Música 2007.

EL FINGER, ha compartido tarima con grandes grupos nacionales e internacionales como Aterciopelados, La Pestilencia, Los Superlitio, Julio Nava, Dr. Krapula, La 33, Choquibtown, entre muchos otros, además de ser seleccionados para abrir los conciertos en Cali de bandas internacionales como los chilenos de LA LEY y el puertorriqueño ROBI DRACO ROSA. En 2009 fueron nominados a los premios “Tiempo Real 2009”, donde se llevaron el premio a “MEJOR ARTISTA DEL AÑO”. Finalizando este año, a través del portal www.feriadecali.com fue escogida su canción “MI CALI” junto al salsero JIMMY SAA como el tema de la feria de Cali 2009, con más de 13.000 votos del público colombiano. En 2010 comienzan una gira a nivel nacional, empezando por Barranquilla y sus Carnavales, Puerto Colombia y Cartagena. La banda es invitada a la gira “Vamos por Ti Colombia” y a presentarse en el lanzamiento de la novela “Rosario Tijeras” del Canal RCN, con una excelente acogida por parte del público Barranquillero.

LA FABRICA

Con el grupo de rock caleño La Fábrica he podido realizar trabajos interesantes en mi carrera como fotógrafo. En esta época iniciaba Pin como nueva vocalista, y la idea era renovar la imagen del grupo.

En aquella época estaba realizando un curso de dibujo de manga japonés, y había conocido el trabajo de un artista llamado Tsutomu Nihei, autor de novelas gráficas como Blame!Noise y  Biomega. La imagen de estos libros se me hizo muy acorde a lo que me transmite la música de La Fábrica, con letras un tanto oscuras, sonidos densos y efectos industriales.

Mi propuesta era generar imágenes fotográficas similares a los comics de Nihei. Ropa y ambiente oscuro, piel blanca. Decidí tomar las fotos individualmente para que el grupo pudiera usarlas de diferentes formas, y realicé esta composición como imagen del grupo. Aunque invertí algunas horas editando las imágenes para lograr el efecto, las fotos originales ya incluían fondos oscuros y caras iluminadas.

En este trabajo usé una luz direccional de 50W como luz principal. Esta luz bañaba las caras de los integrantes del grupo.  Usé una luz de 500W  direccionada hacia el fondo, para iluminarlo y separarlo del cuerpo de los sujetos.

 SANTA SANGRE

Con nuevo nombre y luego de dos años y medio de historia, esta agrupación grabará una serie de trabajos musicales con la disquera BMG, entre ellos un disco sencillo (dos canciones) y un disco compacto.

Sus Integrantes
Andrés Mora (bajista), Diego Berney (baterista), Mauricio Benalcázar (guitarra), Esteban lago (percusionista) y Julio Navarrete (vocalista y guitarrista) son sus integrantes. Juntos han construido una identidad musical que reúne diversas influencias. “Por decirlo de alguna forma, `Santa Sangre` o `Clave Morse` es un híbrido muy especial; hay algo de Funky debido a Andrés, de Jazz por Esteban y de Rock en español de parte mía”, dice Julio.

Mauricio, Andrés y Esteban son músicos de tiempo completo. Julio estudia Ingeniería Electrónica en la Javeriana y Diego trabaja en otros oficios. Cada uno de ellos tiene su propia historia musical. Es grato recordar a Andrés Mora tocando su bajo en grupos como “Kaos” y “Kronos”. Ahora junto con Mauricio Benalcázar lo hace también en “Ángel Negro” de Cali. Esteban toca también con el maestro Linares; Julio Navarrete y Diego Berney dividen su tiempo entre la Universidad.

Tomado de:  Sonidos Exquisitos

loading...

Comentarios

Comentarios